Leyes del odio chavista - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Leyes del odio chavista


Leyes del odio chavista

Por: Alicia Freilich
        alifrei@hotmail.com

Urge revisar los discursos de Hugo Chávez Frías, aplaudidos con delirio furioso durante años en diversos escenarios. Se inspiró en el odio del nazi-fascista del argentino Norberto Ceresole, uno de sus maestros predilectos, puente para llegar a su rendido enamoramiento del liderazgo revolucionario cubano, experto en paredón para los iniciales rebeldes a su tiranía, odio que se prolonga hasta hoy en cárcel, asesinato disfrazado de accidente y paliza discriminatoria. Órdenes criminales de los llamados héroes, a la cabeza Fidel Castro, ejemplo putativo del comandante Chávez y fue ese, su dios, quien ya casi moribundo logró un milagro: el ministro de la FACH, general Vladimir Padrino López, en monísimo traje deportivo, por fin sonrió feliz, durante una visita a la isla, foto histórica, ilustrativa de un compartido y cerval odio contra toda forma de libertad civilista.

Algún día cercano, investigadores venezolanos pondrán al descubierto cómo se incrustó en un sector del país ese violento y vulgar odio vengativo que dirigió el jefe del régimen venezolano más sanguinario implantado fuera de campos bélicos. Su oratoria está registrada para la historia universal de la insania, pues se emitió en cadena nacional, matizada con histrionismo hitleriano. Insultó con odioso vocabulario a cristianos, en especial a la curia vaticana y local presente en los sitios de esas alocuciones. Y a la comunidad judía mundial, maquillando ese odio como revolucionario antisionismo, avisando que no sería tolerada en la patria del socialismo siglo XXI, del cual era padre, hijo y espíritu santo bolivariano.

Luego llegaría el ataque contra algunas sectas de la santería cubana, salvando a la suya, de la cual era adicto practicante y llevó a los rituales perversos que culminaron con la odiosa profanación del culto bolivariano tradicional. Tras esos radicales odios había un narcisista de patología severa que lograba disfrazar su resentida pulsión de agresivo visceral hasta convertirla en verborragia populista de traje amoroso, al principio solo enemiga de los ricos, patricios, escuálidos, pelucones, oligarcas, la derecha imperialista, gente maldita que sería eliminada durante su misión redentora del sacrificado pueblo. Arsenal del odio crecido que sus alumnos de la casta boliburguesa practican a diario en su ejercicio del mal: persigue, acosa, tortura, asesina, encarcela, expulsa y deja morir de hambre, hamponato milicivil armado, desnutrición y enfermedad, al mismo pueblo que dice amar.

Esa es precisamente la doctrina jurídica que ahora busca implantar como ley primaria la narconstituyente "pacificadora", muy preocupada por el odio antichavista al que culpa de su fracaso y el sufrimiento popular. Con ese pretexto continúa cerrando prensa escrita, televisiva, radial y digital. Secuestra, roba, mata sin cesar a disidentes en nombre de la paz. Es la vieja táctica fascio-comunista que intenta proyectar en el opositor sus propios vicios y delitos, volteando la tortilla y usando su mismo lenguaje para confundir al ignorante manipulado en cobardes jueguitos de guerra.

Pero la legítima república constitucional los agarra confesados en el imborrable retrato hablado de su fundador y su violento accionar ahora reforzado sin reservas por el terrorista militarismo de Estado. La odiada Venezuela liberal odia defensivamente este y todo sistema ilegítimo por demás totalitario, que practica y refrenda por escrito su odio fundacional. Por eso necesita y pide ayuda foránea urgente, menos verbalista y más efectiva para erradicarlo, y ya sin odio someter a su dirigencia y estrategas, primero a una comisión mundial de la verdad antesala de un tribunal internacional especial con jueces de impecable probidad. Tiene modelo en los Juicios de Núremberg. Así, todavía se puede salvar a la región latinoamericana del odio narcodelictivo, del odio unipartidista, objetivos de este régimen político ilegalmente legislador. Léase Cuba castrista.

Una selección de proclamas, arengas, discursos, reglamentos, cambios sobrevenidos, imágenes de toda clase, actuales decretos violatorios de la venezolana Constitución vigente, otorgan el material básico para proceder ahora mismo. Mañana será tarde.

El nacional