Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007 - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007



Fue el líder de una generación de muchachos que insurgieron en las calles y en los medios, desde las universidades. Una especie de Guillermo Dávila pero sin canciones ni novelas. O con novela, pero haciéndole creer al espectador que no era una novela sino una realidad.

Yon Goicoechea era el muchacho ejemplar. Hecho para convencer a la sociedad de que en verdad había esperanza. Unos muchachos impolutos se alzaron, allí está. No son los viejos políticos adecos o copeyanos, ni los nuevos políticos de Primero Justicia. No. Estos son más impolutos, porque en 1998 tenían 8 o 9 años, no votaron por Chávez ni participaron en el horror. No son responsables del ayer, son constructores del mañana.

¡Qué maravilla!. Juventud, divino tesoro. Y estudiantes, de los que le gustaban a la comunista centenaria Violeta Parra, porque eran quienes marchaban sobre las ruinas con las banderas en alto.

La esperanza. El renacer. Hay futuro, porque hay jóvenes impolutos en las calles protestando. Hablando bonito frente a las cámaras. Con una sonrisa telegénica, con un verbo bonito. Consignas, candidez. Goicoechea, el vocero. El mejor.

¿Qué decir hoy? No hay manera de defender, diez años después, a los personajes. Resultaron ser más cínicos, más corruptos y más desvergonzados que los anteriores. Algunos son aspirantes a “zorros viejos” sin posibilidad de salvación. Casos terribles e insalvables. Pena, vergüenza propia y ajena.

Pero fue Goicoechea quien puso la lápida sobre la fosa. La agonía duró meses. Ya podemos decirle a la Virgen del Monte Carmelo con su escapulario santo que los cubra con su manto y los lleve pronto al cielo.

Uno a uno, roguemos por ellos.

 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


Ricardo Sánchez, el pionero

El término “pionero” se usa en Cuba para referirse a los estudiantes de la escuela primaria. Son los “pioneros” de la Revolución y su grito de guerra es “Pioneros de Cuba, seremos como el Ché”. En el caso de Ricardo Sánchez, hablamos del pionero de la putrefacción de la Generación 2007. Llega a la presidencia de la FCU-UCV de la mano de Stalin González, quien lo deja en el cargo como heredero en la famosa plancha multipartidista “100% Estudiantes”, donde Ricardo era el masista y Stalin el de Bandera Roja. Allí estuvo dos períodos, pero el mal olor emergió pronto por su mal récord académico, la ostentación que hacía de bienes salidos de la nada y sus célebres borracheras en restaurantes de Las Mercedes. La Globovisión de Ravell lo tuvo de consentido. Logró ser diputado suplente de María Corina Machado. Se volteó a la primera oportunidad, después de perder Pablo Pérez las primarias contra Capriles, en 2012. Lo recibieron bien en el bando rojo, que se encargó en ese momento de pagar la estadía de él y de su séquito en el hotel de la Avenida Casanova de Caracas donde pernoctaba, antes de tener el apartamento que hoy atesora. Una belleza de muchacho, que logró graduarse después de 11 años y hoy es constituyente, chavista por supuesto.


 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


Stalin González, sin palabras.

El brillo de Yon Goicoechea en buena medida se debió a una circunstancia especial: Siendo Yon presidente del Centro de Estudiantes de la UCAB, una universidad privada, logró quitarle protagonismo al presidente de la FCU de la UCV, históricamente la universidad con mayor participación política estudiantil en la capital del país. ¿Por qué? Porque Stalin como orador es el heredero formal de Manuel Rosales. Escucharlo hablar daba dolor testicular hasta a los camarógrafos que mandaban Globovisión y RCTV a las ruedas de prensa del “movimiento estudiantil”. El pobre Stalin, que con ese nombre es difícil que pueda ocultar a sus padres comunistas, militó en Bandera Roja y por esa vía llegó a la FCU, agrupando en la plancha “100% estudiantes” a dirigentes estudiantiles de varios partidos opositores. Presidió y repitió, dejó la herencia en Ricardo Sánchez y se incorpora de lleno en Un Nuevo Tiempo, partido con el cual aspiró a ser alcalde de Caracas en 2008. Fracasó. Entre 2008 y 2010 pudo haber aprovechado para graduarse de abogado, pero no lo hizo. Así, en 2010, en vez de recibir el título, se lanzó a diputado a la AN, resultando electo. Pudo haber seguido estudiando, pero no lo hizo, pues se lanzó a alcalde de Caracas en las primarias opositoras de 2012, perdiendo contra Ismael García. Pudo haber aprovechado el tiempo para graduarse, pero en 2015 volvió a ser candidato a la AN, resultando reelecto. Pudo haber aprovechado para graduarse, pero asumió la jefatura de la maltrecha fracción parlamentaria de la MUD en la AN, siendo uno de los padres del forfeit parlamentario, donde nunca hay quórum ni sesiones. Ni título: sigue siendo estudiante, aún no se gradúa.

 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


José Manuel Olivares, gozando de buena salud.

No se creía que iba a llegar tan lejos, en principio. De hecho, se truncó su crecimiento como dirigente en varios momentos, dentro del propio movimiento estudiantil. Llegó a la UCV de la mano de la Democracia Cristiana Universitaria, brazo universitario de Copei. Gracias a esa vinculación, logra entrar a la Escuela de Bioanálisis, de cuyo centro de estudiantes logró ser parte. Pero lo suyo era la medicina, y al lograr el soñado cambio de carrera y recalar en la Escuela Vargas de Medicina, entra en el equipo “100% Estudiantes” llegando a la presidencia del Centro de Estudiantes. De allí a Consejero Universitario. Pudo ser Presidente de la FCU, pero Ricardo prefirió a Roderick. No importa, José Manuel lograría ser candidato a la AN por Vargas, con un despliegue de campaña importante, pero que no le sirvió para ganar. No importa, se lanzó a las primarias a la gobernación en 2012 y fue el único militante de UNT que pudo ganar regionalmente. Perdió Capriles y abandonó la campaña, logrando el milagro electoral de sacar en las elecciones menos votos que en las primarias. No importa. Volvió a ser candidato a la AN en 2015 y esta vez, por fin, ganó. De allí, todo pintaba seguro para la gobernación. Volvió a perder. No importa. Sigue de diputado. Pero queda la pregunta ¿Qué queda de Olivares, hoy, más que el recuerdo de sus campañas bailando y abrazando viejecillas? Ah sí: el título. Logró graduarse. Gracias José Gregorio por los favores recibidos.

 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


Roderick Navarro, malogrado.

Contra todo pronóstico, se apareció como sucesor de Ricardo Sánchez impuesto desde el Nuevo Tiempo, sin objeción. De estudiar Idiomas Modernos, pasó a estudiar Ciencias Políticas, sin poderse graduar en ninguna de las dos. Hoy reniega de todo y de todos, desde el exilio al que se fue, marcando el “Rumbo Libertad” que, dice él, es la verdadera oposición, la verdadera resistencia, la cosa real. Nunca nombra a sus mentores Ricardo y Rosales. Se muestra impoluto. Pero se tuvo que exiliar, no se pudo graduar y por allí anda, como muestra patente de lo poco que pudo hacer esa generación del 2007.


 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


Freddy Guevara, Go Pokemón, go.

Sucede a Goicoechea en el centro de estudiantes de la UCAB y desde allí despegó usando sus dotes de periodista. Se gradúa de periodista, más no de político. Ni un acierto. Desatinos por doquier, declaraciones desmentidas por la realidad. Alardea de jugar Pokemon Go en el Hemiciclo. Aparece con un carro lujoso blindado, de la nada. Viaja por el mundo sin decir quien paga los viajes. Y, finalmente, presa de las contradicciones del discurso, termina asilado en una embajada, acusado hasta de haber matado al niño Jesús. Freddy tampoco pudo. Lamentablemente.

 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007


David Smolanski

Sucede a Guevara en la dirigencia de la UCAB. Con un liderazgo discreto, puede verse como una de las pocas cosas buenas que dejó el movimiento. Creció, se graduó de periodista, se solidificó, se mantuvo, llegó contra pronóstico a alcalde de El Hatillo, de donde lo saca el régimen acusado de delitos varios, sin sustento, al exilio. De poco valieron sus posiciones sólidas: el régimen lo molió y no pudo salvarse de la maldición caída sobre su generación.

 Con Yon Goicoechea murió la Generación 2007



Yon Goicoechea, a la fosa sin mortaja

Hasta como futuro presidente se le llegó a ver. Hoy, poco queda de esa imagen. Intentó ser diputado en 2010, cuando se incorpora a Primero Justicia. No lo dejaron las roscas políticas. Casi que por venganza, se anota en la candidatura de María Corina Machado a las primarias de 2012. Al perder, se fue del país becado, casado y con hijos. Premios en dólares, miles de ofertas de becas, fundación para formar nuevos líderes. Exilio voluntario, silencio mediático. De repente, regresa al país. No vuelve a PJ sino que se incorpora a Voluntad Popular. En pocos meses, termina preso acusado de terrorista. Y en un giro dramático de la historia, sale de la cárcel como el primer preso en la historia al que torturaron por un año para que aceptara ser candidato a alcalde. Insólito: Yon Goicoechea necesitaba ser torturado para aceptar ser candidato. ¿Quién lo hubiese imaginado?



Especial La Cabilla

Fuente: LaCabilla.com