Editorial De Investors.Com Habla Del Gran Parecido Entre Mugabe Y Maduro - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Editorial De Investors.Com Habla Del Gran Parecido Entre Mugabe Y Maduro



Editorial De Investors.Com Habla Del Gran Parecido Entre Mugabe Y Maduro


Zimbabue se aisló después de un golpe militar esta semana y Venezuela incumplió con los pagos de su deuda. En la superficie, estos eventos en estos dos países, uno africano y el otro suramericano, parecen tener poco en común. Pero, de hecho, comparten dos similitudes muy grandes: ambos son socialistas, y ambos son estados fallidos.

Editorial en Investors.com 

De hecho, ambas naciones están cerca del colapso, sufren de hiperinflación, contracción económica y hambre generalizada. Lo más alarmante de esto es que ambos países fueron, en el pasado reciente, altamente exitosos como economías capitalistas. Hoy en día son casos candentes, dictaduras de inspiración marxista que fueron sistemáticamente arrasadas por sus líderes socialistas.

En el caso de Zimbabue, hace apenas 40 años era el país más rico y productivo de África. Hoy es un desastre total. Esta semana, después de que el dictador marxista Robert Mugabe, de 93 años, quien dirigió el país desde su independencia en 1980 trató de ubicar a su esposa como su sucesor final, los militares intervinieron, sacando a Mugabe del poder y poniéndolo bajo arresto domiciliario. La esposa de Mugabe huyó del país.

“Lo que está claro es que la economía de Zimbabwe ha colapsado bajo Robert Mugabe”, señaló el sitio web de Sky News.

Sí, el caso del desastre del socialismo africano de Mugabe es convincente.

La producción de alimentos se redujo a la mitad durante la década de 1990, cuando Mugabe expulsó a los agricultores europeos de sus tierras y entregó las granjas a sus partidarios, que en gran parte carecían de experiencia agrícola. Alarmado por el colapso de la economía y la creciente inflación, Mugabe simplemente declaró que la inflación era ilegal. Y criticó a cualquiera que hablara en contra de sus locas políticas marxistas.

Mientras tanto, una guerra innecesaria en el Congo provocó un endeudamiento masivo y crecientes tasas de interés e hiperinflación. La inflación aumentó de aproximadamente un 59% en 2000 a un máximo de 80 mil millones por ciento a fines de 2008. No, eso no es un error de imprenta: 80.000.000.000%. Además de congelar los precios, el gobierno congeló los salarios. Para hacer cumplir su edicto, arrestó a dueños de negocios que fueron sorprendidos cobrando más de lo permitido por los decretos.

El resultado: el PIB cayó de $ 6,78 mil millones en 2001 a $ 4,4 mil millones en 2008, según datos del Banco Mundial.

Después de la crisis financiera mundial, Mugabe se vio obligado a dejar a un lado algunas de sus peores políticas, lo que provocó un repunte de la economía en los últimos años. Pero Zimbabue sigue siendo una de las naciones más pobres y peor administradas del planeta.

El camino socialista de Venezuela ha sido ligeramente diferente, pero los resultados han sido los mismos.

Al igual que Zimbabue, Venezuela prosperó en el pasado, con una gran clase media y una fuerte economía basada en el petróleo. Pero a partir de 1999 bajo el dictador militar socialista Hugo Chávez, grandes sectores de la economía fueron confiscados y puestos bajo el control y la propiedad del gobierno. Las enormes reservas de petróleo de Venezuela también fueron asumidas por el gobierno. Hoy, su monopolio petrolero estatal apenas bombea crudo.

La economía está en caída libre.

“Está incumpliendo con su deuda soberana, se ha quedado sin dinero … tiene hambre generalizada, pobreza masiva y el naufragio de su sistema médico”, escribió Monica Showalter, una exanalista de BID, en American Thinker. “La compañía eléctrica está en bancarrota, el agua no corre, los puentes se están cayendo a pedazos, y ahora incluso el Metro de Caracas sufre de averías frecuentes”.

Primero bajo mandato de Chávez y, desde 2013, de su sucesor elegido a dedo, Nicolás Maduro, el otrora resistente sector privado de la economía ha sido estrangulado hasta la sumisión. Al acumular enormes cantidades de deuda, el gobierno ocultó su incompetencia y el inevitable declive económico. Pero ahora, ante casi $ 200 mil millones en préstamos pendientes que no puede pagar, Venezuela pronto quedará aislada de los préstamos al sector privado, y su economía empeorará, si eso es posible.

“El gobierno, mientras tanto, ha fallado durante años en proveer suficientes alimentos y medicinas para sus ciudadanos”, señaló un informe de CNN. “Como resultado, los venezolanos esperan horas en colas para comprar comida y mueren en hospitales que carecen de recursos básicos”.

Pero lo que es tanto sorprendente como decepcionante es que hay muchos estadounidenses prominentes, algunos de ellos funcionarios electos, que elogiaron a estos gobiernos y al socialismo que representan. Incluso después del reciente aniversario de 100 años de la toma de posesión bolchevique de Rusia, que comenzó el fallido experimento del mundo con el socialismo marxista, hoy hay quienes sostienen que el socialismo podría funcionar, si se dan las condiciones adecuadas.

Pero la evidencia es muy clara: Cada año, la Heritage Foundation publica su Índice de Libertad Económica, que es esencialmente, una escala móvil que mide el grado de libertad económica en todos los principales países del mundo. El índice de Heritage se correlaciona muy bien con el éxito económico, la riqueza y el bienestar de los ciudadanos. Por lo tanto, probablemente no se sorprenda al saber que de 180 países clasificados, Zimbabwe es el número 175 y Venezuela el número 179. Y, al igual que esos dos, todos los demás países con un rendimiento bajo son estados socialistas de partido único.

En base a esto, aquí hay un pequeño experimento mental: supongamos que hubiera una compañía que fabrica aviones, y que cada uno de los aviones que alguna vez fabricó, todos ellos, están estrellados y quemados. ¿Volaría en uno de los aviones de esa compañía?

Por supuesto que no. Y ese es precisamente el caso con el socialismo. En todas partes que se ha intentado, en todos los tiempos, ha provocado el fracaso económico, la miseria humana, escasez, hambre, incluso muertes en masa. No hay “historias de éxito” socialistas. Ninguna.

Así que Zimbabue y Venezuela no son tan diferentes después de todo. Son dos historias más de “éxito” socialista. Y aquellos que durante años han elogiado a Mugabe, Chávez, Maduro y otros de su clase, deberían agachar la cabeza avergonzados.


Fuente: http://jaquemateweb.com/