Minería en Venezuela, un submundo sin escasez y con millones en efectivo - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Minería en Venezuela, un submundo sin escasez y con millones en efectivo


Minería en Venezuela, un submundo sin escasez y con millones en efectivo



El pago por cada gramo de oro oscila entre 2 y 2,5 millones de bolívares. Desde adolescentes hasta adultos mayores de 60 años de edad se adentran en las minas por 12 horas seguidas. La comida y las enfermedades abundan, pero cientos se arriesgan para sobrellevar la crisis económica que afecta al país

Aunque nunca había practicado la minería, Hansel Hurtado no tuvo impedimentos en adentrarse al Arco Minero para ganarse la vida.

Agobiado por la crisis económica que afecta a Venezuela, a Hurtado no le dio miedo separarse de su familia, residente del estado Vargas, y viajar 600 kilómetros para trasladarse hasta el norte del estado Bolívar, con tal de mejorar sus ingresos.

Partió recomendado. Historias de vecinos y conocidos que ya habían practicado la minería sirvieron de estímulo para tomar su decisión. “La vida acá —entre el litoral y Caracas— está muy dura con el tema de la comida”, justificó en declaraciones para El Nacional Web. 

Su rutina cambió radicalmente. A las 6:00 am, cuando el sol aún no iluminada el cielo, ya Hurtado estaba buscando oro, actividad que realizaba ininterrumpidamente por 12 horas consecutivas, hasta que el atardecer antecedía la llegada de la noche.

“Únicamente reposábamos un poco para el almuerzo. Tampoco es que tuviéramos una hora establecida: aquello era comer y continuar al terminar. No había descanso y trabajar en eso era más duro que laborar en la construcción”, recordó.

Al igual que él, otras 40 personas recolectaban oro en el sector Las Claritas, municipio Sifontes. El pago por gramo, individual según lo que cada uno encontrara, representaba entre 2 y 2,5 millones de bolívares. De igual manera, si hallaban tres gramos, podían recibir 7,5 millones en tan solo un día.



Desde el 1° de noviembre, en Venezuela el salario mínimo se ubicó en 177.507 bolívares, al tiempo que quienes reciben bono de alimentación, de 279.000 bolívares, cobran un total de 457.507 bolívares, según un decreto firmado por Nicolás Maduro, presidente de la República.

Debido a la diferencia entre las ganancias que perciben los mineros en comparación con empleados asalariados, Hurtado aseguró que convivió con miles de personas que prefirieron abandonar ciudades y oficinas para cambiarlas por selvas y barrancos en los que convivían desde adolescentes hasta adultos que podían superar los 60 años de edad.

Más allá de lo meramente económico, Hurtado describió los alrededores del Arco Minero como una especie de "submundo" en la que, a diferencia del país, abundan alimentos y medicinas, escasos en el resto del territorio nacional. Eso sí: los precios superaban los estipulados por la Superintendencia Nacional de Precios Justos (Sundde).

“Había gente que llenaba sacos enteros de oro. También era común ver a muchachos con kilos de chucherías”, detalló con seguridad en su voz. 

Indicó que los trabajadores recibían el pago por transferencias, otros percibían dinero en fajas de efectivo, que escasea en ciudades como San Cristóbal, Valencia, Maracaibo e incluso Caracas.

Ganar más dinero sin meterse en las minas

A pesar de que los mineros cobran millones de bolívares por conseguir oro en las minas, no son quienes más dinero obtienen por trabajar en los alrededores del Arco Minero.

Sin necesidad de sumergirse en aguas contaminadas con mercurio ni quedar al borde de un barranco, los comerciantes sacan márgenes de ganancia más amplios que los de los mineros, explicó Hurtado.

“Hay comerciantes que compran el oro puro, le hacen un análisis para determinar de qué quilate es y luego lo funden para venderlo mucho más caro”, detalló.

No son los únicos que aprovechan la situación. Dueños de establecimientos y puestos ambulantes también despachan a precios elevados, a sabiendas de que quienes les compran suelen tener los bolsillos llenos de efectivo.



Las enfermedades le ganaron el pulso al dinero

El esfuerzo físico y las condiciones climatológicas se hicieron cotidianas para Hurtado. Aún así decidió alejarse de las minas y retomar su vida cotidiana en el litoral varguense, pese a estar consciente de que con otro oficio no podrá percibir el dinero que le dejaban las minas.

Epidemias de difteria, sarampión y paludismo afectan al estado Bolívar, denunció la red Defendamos la Epidemiología en cifras que presentó en septiembre, a contraparte del Ministerio de Salud, que no ofrece reportes epidemiológicos desde 2016, reseñó El Nacional. 

Hurtado contrajo malaria, y aunque consiguió tratamiento, no pudo recuperarse por completo, por lo que decidió poner punto y final a su experiencia como minero.

“Saqué provecho, pero de las enfermedades hay que cuidarse mucho porque hay demasiados virus y falta de medicinas”, comentó el minero a finales de noviembre, cuando acudió a un centro médico en Caracas para intentar curarse de la malaria por cuarta ocasión en poco más de cuatro meses.

Y a las patologías a las que se exponen los mineros les juega en contra los efectos del mercurio, tóxico para el sistema nervioso e inmunitario. Además, afecta al aparato digestivo y los riñones, con consecuencias que pueden ir desde insomnio, pérdida de memoria y disfunciones motoras, según la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: ElNacional.com