Especial ND: El tarjetón electoral prueba el sistema de partido hegemónico en Venezuela - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Especial ND: El tarjetón electoral prueba el sistema de partido hegemónico en Venezuela


Especial ND: El tarjetón electoral prueba el sistema de partido hegemónico en Venezuela


En el tarjetón presidencial para las elecciones del 20 de mayo aparecen 17 partidos: 11 postulan a Nicolás Maduro para la reelección y 6 a los candidatos que lo adversan, entre ellos Avanzada Progresista, Copei y el MAS que respaldan a Henri Falcón. La boleta, cuyas posiciones fueron escogidas el fin de semana pasado, presenta menos partidos que en los comicios de 2013, 2012 y 2006.

Más allá del número, analistas indican que se evidencia el objetivo del Jefe del Estado de medirse con una oposición a su medida y avanzar hacia un sistema de partido hegemónico.

“No importa el número de partidos que participen, ni las tarjetas, sino que haya contendores. El problema es que como estamos ante un autoritarismo competitivo, el régimen gerencia la competencia electoral, de mayo de este año, en la que Maduro se medirá con una oposición a la carta, como se hizo en Nicaragua y otros países.

Se encamina hacia un sistema de partido hegemónico que se logra cuando se tiene el control absoluto de las instituciones del Estado, especialmente de las electorales, y de los medios de comunicación”, explicó el politólogo Fernando Spiritto.

Añadió que el objetivo se evidencia también en las precarias condiciones electorales, cuestionadas por diferentes sectores del país y de la comunidad internacional, la inhabilitación de dirigentes políticos, la ilegalización de partidos, incluida la prohibición de validación de la MUD y los impedimentos para que organizaciones como Primero Justicia fuesen a la fase de reparos.

tarjetón electoral

El tarjetón electoral de 2018 muestra las características de un sistema de partido hegemónico (AVN)

“En medio de esta hegemonía partidista, Maduro requería que fuese legitimada la elección. De allí su insistencia en que dirigentes de la oposición se postularan a la contienda. Por eso Henri Falcón le sirve al Gobierno para dar una fachada democrática al venidero proceso electoral”, dijo el politólogo.

Spiritto recordó que Avanzada Progresista, el MAS y la fracción de Copei cuyas tarjetas avalan la candidatura de Falcón no son partidos grandes ni con gran impacto nacional. Señaló que la mayor presencia de AP es en el estado Lara, entidad donde su presidente perdió la reelección como gobernador el 16 de octubre del año pasado.

El politólogo Luis Salamanca coincide con Spiritto: “El sistema de partido no competitivo que puede surgir de estas elecciones es un sistema de partido hegemónico. Esto significa que el partido en el poder se rodea de partidos pequeños que no le pueden competir. Son partidos periféricos, secundarios que no le pueden ganar. Previamente el partido hegemónico ha sacado del juego al partido que le puede arrebatar el poder en una elección”.

Salamanca agregó que el sistema del partido único impera en China y en Cuba y así está registrado en la Constitución de esos países. Dijo que, para las elecciones de mayo, no hay igualdad de condiciones y no todos los partidos y candidatos tienen la misma posibilidad de ganar.

“Aunque Avanzada Progresista esté inscrito como partido regional, desde el punto de vista sociológico y organizativo es un partido regional. No tiene la fuerza que, por ejemplo, tuvo AD en otros tiempos. Asimismo, con todo el respeto a sus simpatizantes, el MAS no cuenta con la fuerza de otros tiempos y que el Copei que aparece en el tarjetón no es el partido que estuvo en el segundo lugar, y a veces, en el primero del país”, puntualizó.

Luis Salamanca acotó que la hegemonía partidista también se aprecia en la desventaja en el manejo de los recursos.

Ataque al pluralismo

El Observatorio Electoral Venezolano señaló que ha habido una restricción del pluralismo político a través de los dos procesos de renovación de partidos realizados en menos de un año.

“Se redujeron las organizaciones política de 64 en 2016 a 17 en 2017, la gran mayoría validada resulta afín al oficialismo”, indica la ONG en su más reciente informe.

Recuerda el OEV que en el grupo de organizaciones inhabilitadas hay partidos que obtuvieron candidatos a la Asamblea Nacional y que, en algunos casos, cuentan con representación regional como Primero Justicia, Voluntad Popular, La Causa R, Alianza Bravo Pueblo y otras.

“No solo se anuló judicialmente la tarjeta de la MUD, la más votada en la historia del país, sino que partidos que conforman esta alianza corren el riesgo de volver a ser inhabilitados al no participar en las elecciones del próximo 20 de mayo, tales como Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT)”, advierten.

El consultor electoral Aníbal Sánchez señala que el interés gubernamental por acabar con los partidos se ha manifestado de forma progresiva con acciones concretas.

“La renovación de los partidos está en la ley desde 1968. En 2016 se le incluyeron aspectos que limitaban el proceso como el criterio de la doble militancia y la huella dactilar. Después se agregaron elementos como los impedimentos para que los partidos fueran a la fase de reparos. De 92 partidos que había en 2015, 59 partidos fueron a renovarse y el 92% quedó deslegitimado”, afirmó.

Sin la MUD

En los comicios de mayo la MUD no participará luego de que el TSJ le cerrara el paso: En enero de este año, la Sala Constitucional ordenó al CNE excluir la tarjeta de la alianza del proceso de validación de partidos. De acuerdo con el magistrado Juan Mendoza, la conformación de la Unidad Democrática “obedece a la agrupación de diferentes organizaciones políticas ya renovadas y pendientes por renovar con lo cual se incluiría en la doble militancia”. Una presunción de doble militancia que, por cierto, no aplica para el PSUV-Somos Venezuela.

En el tarjetón de los comicios de abril de 2013, 14 partidos postularon a Nicolás Maduro para la Presidencia de la República, entre ellos el PSUV, el PPT, el PCV y Podemos. En esa contienda, Maduro, que fungía como canciller y fue dejado por Hugo Chávez como heredero, tuvo como principal contrincante a Henrique Capriles, quien fue respaldado por la tarjeta de la MUD, que incluyó a todos los partidos opositores de la coalición, entre los que estaban AD, Primero Justicia y UNT, entre otros.

En la elección de octubre de 2012, la última en la que se midió Hugo Chávez, en el tarjetón presidencial 12 partidos oficialistas, a partir del PSUV. En el grupo de organizaciones progobierno estuvo Nuevo Camino Revolucionario (NCR), partido fundado por Luis Tascón, que cedió su espacio para la legitimación del Movimiento Somos Venezuela, organización impulsada por Maduro y que coordina Delcy Rodríguez.

Ese fue el primer proceso en el que participó Capriles quien fue apoyado por las tarjetas de 22 organizaciones. En el grupo estuvieron la Unidad Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, el Movimiento Progresista Venezolano; Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista y el partido Piedra, entre otros.

Para 2006, el tarjetón presentó 86 partidos. Chávez fue postulado por 24 organizaciones, entre las que estuvieron el MVR, el PPT, el MEP, Podemos, UPV; el PCV; Redes, Poder Laboral; Clase Media Revolucionaria; UPV y Mi Gato. En ese proceso, el comandante se midió con Manuel Rosales, quien fue impulsado por las tarjeta de 32 organizaciones, dentro de las cuales estaban MIN Unidad, Un Nuevo Tiempo, Copei, Primero Justicia, MAS, LCR, Convergencia; el Polo Democrático; Fuerza Popular; Independientes por Venezuela y Solidaridad.


Sofía Nederr 
Fuente: Noticierodigital.com