Magnitud de la migración venezolana preocupa a la prensa internacional - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Magnitud de la migración venezolana preocupa a la prensa internacional

Magnitud de la migración venezolana preocupa a la prensa internacional

La migración venezolana, especialmente la que se dirige hacia Colombia, está tomando dimensiones comparables las registradas en Europa con los inmigrantes sirios o los rohingya en Bangladesh.

Las noticias sobre el flujo migratorio de venezolanos que huyen de la crisis económica y social que atraviesa ese país son cada vez más constantes. Recientemente el gobierno colombiano anunció una serie de medidas para hacer más estricto el ingreso migratorio a ese país, entre ellas que dejaría de emitir la tarjeta de movilidad fronteriza que había expedido a unos 1,5 millones de venezolanos para viajes cortos entre ambos países a través de la frontera.

El propio presidente Juan Manuel Santos afirmó que la situación que enfrenta Colombia con la migración venezolana no tiene precedentes en ese país, al punto que personal colombiano ha viajado a Turquía para recibir entrenamiento sobre cómo encarar migraciones masivas.

Y es que la migración venezolana, especialmente la que se dirige hacia Colombia, está tomando dimensiones comparables las registradas en Europa con los inmigrantes sirios o los rohingya que huyeron a Bangladesh desde Myanmar. Por eso, The Wall Street Journal le dedica un reportaje: La miseria venezolana alimenta la migración en escala épica.

En las dos últimas décadas unos 3 millones de venezolanos han salido de Venezuela, pero ha sido en los dos últimos años cuando el flujo migratorio se ha acelerado, al punto que 1,2 millones de personas han abandonado ese país durante ese periodo, según Tomás Páez, experto en inmigración de la Universidad Central de Venezuela (UCV), entrevistado por The Wall Street Journal.

Actualmente, el destino preferido por los venezolanos es Colombia, país con el que Venezuelacomparte una frontera de 2.219 kilómetros, y es la ciudad de Cúcuta, capital del departamento Norte de Santander, el lugar que más está recibiendo a esa migración.

Según el gobierno colombiano, a finales de 2017 se encontraban en Colombia unos 550.000 venezolanos, 62% más que en diciembre de 2016. En lo que va de 2018 se estima que unos 50.000 venezolanos han ingresado a Colombia.

“Según los estándares mundiales, Colombia está recibiendo migrantes a un ritmo que ahora rivaliza con lo que vimos en los Balcanes, en Grecia, en Italia en 2015, en el pico de la emergencia migratoria (de Europa)”, dijo Joel Millman, portavoz de las Naciones Unidas.

Esos números se asemejan a los 600.000 solicitantes de asilo sirios en Alemania, y los 650.000 rohingya que huyeron a Bangladesh desde Myanmar en la brutal represión del año pasado, afirma The Wall Street Journal en su artículo.

En Cúcuta, los parques se han convertido en refugios improvisados. A pesar de que las autoridades colombianas se esfuerzan en dar atención a los migrantes, la situación ha acentuado problemas como la economía informal, la delincuencia y el contrabando.

Los hospitales de Cúcuta también se han llenado de venezolanos que van en busca de vacunas para sus hijos, que no encontraban en Venezuela, y mujeres que llegan a dar a luz a sus bebés.

Una migrante, Kelly Alazares, de 43 años, relató que tuvo que obligar a sus cuatro hijos a vender comida en las calles de Cúcuta mientras trabaja en un restaurante. “Gracias a Dios, tenemos suficiente para comer”, dijo.
Sandra Graterol, otra migrante, dijo que cerró su negocio que tenía en Venezuela. “No hay nada allí, y todos se estaban viniendo para acá”. Ahora gana 10 pesos diarios vendiendo baratijas en las calles de Cúcuta, suficiente para alimentar a sus cinco niños.

Personas involucradas en la atención a los venezolanos advierten una “crisis humanitaria” en la frontera, pues solo se le está dando refugio al 1% de los venezolanos que están ingresando a Colombia.

La gran cantidad de venezolanos solicitando empleo ha disparado el desemplo en esa ciudad fronteriza y los migrantes comenzaron a aceptar trabajos por salarios muy bajos.

La situación podría desembocar en un problema mayor si se toma en cuenta que la inflación podría alcanzar 13.000% a final de 2018 en Venezuela, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y la crisis no solo toca a Colombia. 

Países como Ecuador y Brasil también están alertas sobre el creciente flujo migratorio de venezolanos. En Brasil, decenas de miles de venezolanos han llegado a la ciudad de Boa Vista, en el estado de Roraima, cruzando la selva.

El presidente Michel Temer anunció la semana pasada que su Gobierno desplegará más tropas en la frontera y comenzarán a trasladar a venezolanos a otras ciudades en el interior de Brasil.

Otros migrantes están usando Colombia como puente para llegar a otros países de suramérica. 231.000 venezolanos se dirigieron a Ecuador en 2017 a través de la frontera entre ese país y Colombia. En 2016 habían sido 32.000.

En otros casos, algunos llegan a Colombia con la intención de conseguir trabajos temporales que les permitan ahorrar algo de dinero y después trasladarse a Perú, Argentina, Chile o Uruguay.


Diario Las Americas