¿En defensa de Henri Falcón? | Por Agustín Blanco Muñoz - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

¿En defensa de Henri Falcón? | Por Agustín Blanco Muñoz



¿En defensa de Henri Falcón? | Por Agustín Blanco Muñoz


Persiste la política verbalista, improvisada y carente de ideas y ética

Cuando escuchamos los gritos de mala gente, traidor, vendido, infiltrado y pare de insultar, se aprecia de nuevo el nivel superficial, verbalista, improvisado, carente de ideas-referentes doctrinarios y apego a lo ético-moral de nuestra política.

Pero ¿cómo se hizo acreedor Henri Falcón de tan flamantes méritos y títulos? ¿Traicionó los acuerdos de la MUD tomados después de muchos y pertinentes estudios sobre la situación nacional e internacional? ¿Entorpeció la táctica-estrategia acordada y según la cual no se participaría en las elecciones presidenciales fraudulentas convocadas por la inconstitucional ANC?

¿Se vino al suelo una política establecida luego de mucho estudio y trabajo, que contemplaba una línea de acción para la conquista del poder y en cuyo proceso él no sólo participó, sino que se comprometió a respetar y defender?

En fin, ¿a quién, por qué, cómo y cuándo traicionó Henri Falcón? El 15Oct.-17 su partido presentó candidatos a gobernadores y el 10D-17 a alcaldes y no hubo cuestionamiento ¿y por qué habría de haberlo a la hora en que inscribe su candidatura presidencial?

El caso Henri Falcón nace del propio fracaso-derrota de las oposiciones

Por esto procede esta interrogante: ¿Ya tiene entonces la fenecida MUD a quien culpar del próximo triunfo electoral del régimen? ¿Estamos ante una polarización que contempla los enfrentamientos de oficialismos y oposiciones? Y para la exMUD ya se tiene como necesario enfrentar tanto a Maduro como a Falcón ¿pero con base a cuál lógica-política-estrategia?

Mantenemos que el “Caso Falcón” no se puede despachar con simples calificativos. Es el producto más elaborado y a la vez desafiante del fracaso-derrota de lo que a lo largo de este trágico período se ha vendido como oposición. Es la expresión del enorme vacío opositor.

Es la síntesis de una política sin contenido y estructuras significativo-trascendentes que terminan por colocarse al servicio de quien ejerce la hegemonía. Por eso hemos mantenido que este régimen existe y existirá mientras cuente con el apoyo silente o irrelevante de .las oposiciones y de sus agentes nacionales e internacionales.

Por esto mantenemos que cualquier juicio o balance que se haga de la actuación de Henri Falcón refiere directamente las oposiciones-MUD. De allí que no se pueda desvincular su proceso presidencial -hasta en sus ambiciones- del que corresponde a “la unidad”.

En las elecciones del 15oct-17 para gobernadores la MUD participa para defender y ocupar espacios

Se ha dicho, en esta oportunidad, que al inscribirse como candidato presidencial, Falcón hizo valer sus intereses personales por encima de la patria y el pueblo. ¿Pero, por qué no decir lo mismo de su proceder el 15Oct.-17, cuando su partido, al igual que la MUD en pleno, inscribió sus candidatos a gobernadores?

Y no es verdad que la situación era parecida pero no igual. Lo concreto es que estas elecciones de gobernadores, como las posteriores, han sido convocadas por la misma Asamblea Nacional Constituyente (ANC). La diferencia es que en la primera ocasión la MUD decide participar porque era necesario “cuidar los espacios y no regalarlos o perderlos”.

Y la MUD decide participar convencidos de que arrasarían

Y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió participar además porque tenía seguridad, tal y como se lo aseguraba la mayoría de las encuestadoras, que ganarían todas las gobernaciones y según otras obtendrían la casi totalidad de las mismas. Pero este vaticinio se derrumbó y el gobierno-revolución ganó 19 de las 23.

Y para efectos de legitimación o reconocimiento, los gobernadores adecos de Táchira, Anzoátegui, Nueva Esparta y Mérida se juramentaron ante el organismo convocante que ellos mismos habían cuestionado “por espurio e inconstitucional”.

Y sólo después de su aplastante derrota la MUD decide enfrentar a Maduro

Y es después de esta inesperada y aplastante derrota cuando la MUD decide que había llegado la hora de enfrentar a Maduro y su gobierno de manera radical. Esta decisión parece estar unida a la convicción de que en cualquiera otra elección “la unidad” obtendría los mismos o parecidos resultados. Por esto, más que prepararse para nuevas elecciones, se procede a atacar el proceso eleccionario vigente por la falta de condiciones para que se cumpla de manera clara, libre, transparente, segura y justa.

La Ex-MUD no participa el 10D-17 pero sí AP, UNT, MAS, COPEI y miembros de AD, VP, PJ e independientes

En las elecciones de alcaldes del 10D-17 no participa buena parte de la “ex unidad electoral” debido a “la ausencia de condiciones”, pero si lo hacen grupos y partidos como AP, UNT y militantes de AD, del MAS, Copei, VP, PJ e independientes. El triunfo oficialista fue aplastante. Hasta en los estados de gobernadores adecos, las alcaldías fueron ganadas mayoritariamente por el PSUV.

La Venezuela “socialista” contra la “democrática”

Y en esa hora seguramente caen en cuenta participantes o no, que la revolución, apoyada en su ANC, seguiría avanzando en sus actos de destrucción de este ex país, para crear sobre sus ruinas la Venezuela propia, socialista, revolucionaria y sin siquiera rasgos de república. Se da espacio de este modo al discurso efectista y patriotero: “Que nadie se equivoque, tenemos Patria”. La respuesta de “la ex unidad electoral” fue terminante e inmediata: impediremos ese despropósito antidemocrático de separación de los venezolanos.

La “Unidad” apela al pretexto de las condiciones al convencerse de que hoy no puede derrotar electoralmente el fraude Maduro

Pero ya a esta hora saben que no podrán detener ese proceso destructivo con votos pasados por el fraude. Pedirán y seguirán buscando las condiciones que son un pretexto para no encarar una realidad en la que no tienen hoy posibilidad de derrotar el fraude que diligentemente encarna Maduro. Por ello la abstención aceptada y promovida porta como trasfondo la certidumbre de la llegada de “la ayuda internacional”. Y cuando vemos este tipo de actuación se hace evidente la debilidad de los agentes políticos internos.

Del 06D-15 al día de hoy el oficialismo ha ganado un inmenso espacio

Y a la vez se ve con claridad que el oficialismo-revolución gana cada vez más espacio. El 06D-15 el proyecto MUD resurgió con una gran fuerza. Logró algo sin precedentes: las 2/3 partes de la Asamblea Nacional (AN). Y de inmediato el nuevo presidente de ese organismo, Henri Ramos Allup, anunció el plan de los seis meses para sacar a Maduro. Venían a confrontar con la idea de producir un resultado tempranero.

Lo primero fue la proposición de la reforma constitucional para recortar el tiempo de mandato. Se puso a andar la tesis de la ausencia de nacionalidad venezolana por parte de Nicolás Maduro. Se aprobó su “abandono del poder” y finalmente se solicitó el Referendo Revocatorio Presidencial.

La confrontación de la AN con el ejecutivo se hizo cada vez más fuerte. La incertidumbre copaba la escena política. Y el desenlace de la crítica situación se produce una vez agotado “el tiempo constitucional” en el cual tenía viabilidad el RRP. El oficialismo lograba de este modo comenzar a salir de esta dura embestida de las oposiciones.

Del fallido RRP al programa populista de emergencia

Pero esas oposiciones no parecen haber percibido que, en forma paralela al manejo del caso RRP, el oficialismo puso a andar un programa populista de emergencia. El reparto se extiende desde ese momento de manera impresionante. La producción ya ni siquiera es objeto de mención. El régimen lleva a la gente al ofrecimiento constante de beneficios. Es el impulso de la mentalidad colectiva hacia el reparto, el regalo, la obtención fácil de recursos. Es la activación sin precedentes de la acción clientelar.

El proyecto del hambre como chantaje a través del Partido Clap-Carnet De La Patria

Y se llevó el asunto a nivel de la organización computarizada. En esa dimensión se establece el Partido Comité de lucha, alimentación y producción (CLAP) al que se le anexa como complemento para el control general, el Carnet de la Patria. El 15Oct.-17 fue la primera gran prueba del instrumento de control montado por la revolución y puso de manifiesto su poder.

Y vista esta experiencia, las oposiciones se dan cuenta que no pueden competir con este gobierno autor de desmedidos fraudes. Y es así como se abre el espacio para el reclamo de condiciones electorales.

Las oposiciones no participan en las municipales del 10D-17 pero sí algunas de sus fuerzas

Y al no participar en las municipales del 10D-17, encienden la alarma que refieren la búsqueda de ayuda exterior que los libre de esfuerzos electorales que ya se consideran inútiles. Sienten que por esta vía no podrán sacar este gobierno y que es necesario que se produzca la acción de un comando exterior en nuestro suelo.

Y el gobierno, que tiene seguridad en el triunfo en las elecciones que seguían, ve con preocupación que las oposiciones pudieran tomar definitivamente la decisión de no participar en las elecciones municipales, legislativas y presidenciales. Y al advertir que para la elección de alcaldes del 10D-17 algunas fuerzas de “la unidad” decidieron participar, ve asomarse la posibilidad de que se produzca algún competidor para las presidenciales.

Esto es algo que se considera indispensable para mantener la imagen electoral que tendrán en cuenta los organismos internacionales en los que se debate y en buena medida se decide el futuro de este ex país, que tiene hoy a sus mayorías a la altura de los peones del ajedrez: siempre al servicio del mate que otros darán.

Ante la negativa de la Ex-MUD a participar en las presidenciales el oficialismo plantea el diálogo

Y ante esta negativa de “la unidad” como cuerpo a participar en las elecciones presidenciales convocadas por la ANC y el CNE, para el primer cuatrimestre del año, el oficialismo plantea el diálogo para buscar una salida a la situación.

Se dice que en los encuentros en República Dominicana aparecieron unas cuantas condiciones y en las discusiones con los precandidatos presidenciales de oposición surgieron otras. Luego los candidatos firman un compromiso de respeto a las condiciones y a los resultados electorales.

Pero por encima de lo que muchos actores y observadores consideran como un avance, la mayoría de los grupos de “la unidad”, encabezada por los 4 grandes: Primero Justicia (Borges), UNT, AD y VP ratifica que no se puede participar por el ya conocido y expresado fraude en cuyo escenario sin embargo, las oposiciones han obtenido triunfos.

No llega a aclarar el G4 que el fraude no es sólo con el sistema de votación sino con la maquinaria populista electrónica de dominación montada por el PSUV, bajo la dirección de los jefes de la invasión cubana.

La abstención y la comunidad internacional por sí mismas no acabarán con la revolución del fraude

Y en medio de la confusión, se asume, al parecer, la decisión de no volver a hablar de votos mientras exista un CNE con semejante composición y se mantenga la ANC como instancia plenipotenciaria y supra constitucional. Por ello tendrán que insistir en su línea de que la reelección de NM sería fraudulenta y por tanto no reconocida internacionalmente. Esto se plantea en principio como un juego destinado a ver qué pasará, aunque sus impulsores saben exactamente que es muy difícil alterar lo fraudulentamente dispuesto: la reelección de Maduro.

De antemano “la unidad” sabe que la abstención por sí misma, y menos en medio de unas elecciones con alguna presencia o imagen opositora, no acabará con el gobierno-revolución del fraude, pero tiene la convicción de que la actuación de los agentes externos sobre la Venezuela dictatorial si podría ser efectiva. ¿Pero para que ha servido el desconocimiento, no aprobación o rechazo por parte de la comunidad internacional ONU.CU-OEA de los procesos eleccionarios en Cuba? ¿Son democráticos, limpios y transparentes?

Una ayuda internacional para sacar las patas del barro

Dada esta circunstancia, todo parece indicar que la atención y mirada están puestas en la ayuda internacional, que algunos llaman invasión, y que vendría a sacarles la pata del barro a esas oposiciones que han cometido errores que ahora consideran como mayúsculos, como el de participar en las elecciones de gobernadores y llegar incluso a la juramentación de cuatro ganadores en la ANC.

En el contexto de los errores de la Ex-MUD ¿cuál es el sentido de las acusaciones contra Falcón?

Por ello no parece tener mayor fundamento la acusación que se hace hoy a nivel de “la unidad” a la candidatura de Falcón, no sólo “por pretender ocupar el puesto de la “oposición democrática” sino también por convalidar la candidatura dictatorial de Maduro. Para AP, MAS, Copei y grupos de independientes lo importante es votar para sacar un presidente que ha perdido aceptación y popularidad.

¿Lucha contra la dictadura o por la recuperación de espacios de poder?

Pero los abstencionistas que dicen no estar dispuestos a convalidar la reelección de NM ¿cómo esperan sacar a quien consideran como “violador de la constitución”? Esto no lo han dicho. Sin embargo, es pública la exigencia de ayuda internacional para enfrentar un régimen que no puede ser derrotado por las fuerzas internas.

¿Pero el propósito final es derrotarlo o llevarlo al plano que permita la “recuperación de la democracia”? Porque hay que tener en cuenta que para estas oposiciones, no se considera en forma plena que en este ex país rige hoy una dictadura sino una democracia deficiente o incompleta.

Buena parte de lo nuestro se decide desde afuera

Voceros del gobierno han denunciado que poderes internacionales le giraron instrucciones a las oposiciones para que no participaran en unas elecciones presidenciales que significarían la legitimación de Nicolás Maduro. De esto no hay comprobación, pero es algo que no es desmentido expresamente ni en la práctica por las oposiciones.

Es sorprendente que buena parte de ese componente internacional -EEUU, Unión Europea o Grupo de Lima- desde hace un buen tiempo haya decidido que no reconocerá los resultados de las elecciones que se realicen en Venezuela. En este sentido, lo actuado internamente no tiene mayor poder de decisión porque buena parte de lo nuestro se decide desde afuera.

En este sentido, llama la atención la interrogante que formula Ramos Allup a esa comunidad internacional el 01/02/18 cuando se mantenía como precandidato presidencial: ¿Entonces quiere decir que si la oposición participa en las elecciones y gana, tampoco se le va a reconocer?

La Ex-MUD juega a no inscribir candidato y esperar lo que dios y los grandes intereses decidan

En fin, la mayoría de las oposiciones piensa, entiende y acepta hoy que no le queda otra jugada que mantenerse firme, sin inscribir “el verdadero candidato de oposición” y en espera de lo que decidan Dios y los grandes intereses internacionales, donde hoy se debate el presente y futuro de este ex país, sometido a la mayor tragedia de su historia.

Una inmensa tragedia de la que no se saldrá sin la organización del colectivo

Una situación de la que no se podrá salir en el corto o mediano plazo, mientras no se asuma la inmensa gravedad de este cuadro y se proceda, en consecuencia, a conformar la política que señale la organización necesaria, al lado de las tácticas y estrategias que reclama el objetivo propuesto.

¿Cuál es el programa que se propone para forjar una Venezuela diferente?

Indispensable entonces el programa que se propondría para forjar una Venezuela diferente. ¿Qué sirve y qué no de la actual? ¿Cómo se llegó a esta situación de destrucción? ¿Es algo que se podrá superar por la violencia, impulsando una guerra que deje muchos muertos en nombre de una “nueva revolución” para montar en el mando-poder “Nuevos hombres, procedimientos e intereses”?

¿Bastará con tratar de borrar las imágenes y procedimientos del fracaso para impulsar un nuevo acontecer? ¿Qué responsabilidad tiene en este desastre la MUD? ¿Cómo forjar una nueva realidad desde el propio destrozo?

¿Será que veremos a Maduro buscando una nueva re-reelección en el 2025?

¿A qué se alude cuando se dice que aquí está planteado un cambio? ¿Cambio o ruptura histórica? ¿Se quiere alcanzar un nuevo amanecer con el mismo pensamiento, las mismas doctrinas, los mismos esquemas, discursos y pactos politiqueros?

¿Será que veremos en la campaña electoral presidencial del 2025 a un Maduro buscando otra reelección o haciendo campaña por un sucesor mientras prosigue el proceso de destrucción de este ex país?

Las preguntas que aún no encuentran respuesta.

Fuente: lacabilla.com