Fenavi: Disminución de importaciones pone en jaque al sector avícola venezolano - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Fenavi: Disminución de importaciones pone en jaque al sector avícola venezolano


Fenavi: Disminución de importaciones pone en jaque al sector avícola venezolano


Un informe de la federación nacional de productores de pollo y de huevos ofrece detalles sobre la crisis del sector y propone como salida acudir al esquema paralelo de dólares para poder cubrir las necesidades de alimento para animales, insumos y materias primas y así surtir al mercado venezolano

Caracas.- El sector agrícola venezolano afronta una crisis de suministro de insumos para poder funcionar y atender medianamente al mercado. Al igual que otros sectores de la economía, la merma de importaciones públicas impactó a la producción de huevos.

Así lo revela un informe técnico de la Federación Nacional Avícola de Venezuela (Fenavi), obtenido por El Pitazo, en el que se explica que no solo están afectados los insumos para la industria avícola, sino también la importación de alimentos para pollos, pollitas bebé y huevos fértiles que complementan la producción nacional.

El estudio señala que el sector avícola crecía 2 % interanual. “Hasta 2012, el consumo de huevos estaba entre 160 y 223 unidades por persona por año. En 2012 comenzó la restricción de las importaciones y, con esto, el declive de la industria”, advierte el papel de trabajo.

Llama la atención que, de 2013 a 2017, se reportaron pérdidas de 9,8 millones de gallinas ponedoras de huevos y de 6,2 millones de reproductoras.

El documento señala que, en 2012, la industria nacional contaba con 20 millones de gallinas ponedoras que permitían producir 1,3 millones de cajas de huevos (de 360 unidades) mensuales. “Y la empresa privada nacional distribuyó más de 10.000 toneladas métricas de pollo a las redes de distribución del Estado. En Fenavi iniciamos un plan de expansión para reducir importaciones de insumos. Pero la ausencia de apoyo estatal afectó a los productores nacionales, algunos de los cuales sacrificaron gallinas ponedoras y reproductoras por falta de alimentos, con lo cual cayó la disponibilidad de pollo y huevos, lo que disparó los precios de esos productos”, expresa el documento.

 El propio Ministerio de Agricultura y Tierras, en sus anuarios, admitía que la producción del sector estaba mermando. Entre 2012 y 2015 (año de la última divulgación de estadísticas oficiales), se redujo en 34 %.

Según los cálculos de los técnicos de Fenavi, hubo merma de 49,2 % de la producción de huevos, entre 2002 y 2017. Esto explica por qué el cartón de huevos pasó de 430.000 bolívares a 560.000 bolívares, y hasta a más, si la compra se hace con punto de venta o con transferencia. (Ver infografía)

Según advierte el estudio, para marzo de 2016 se perdieron 4,6 millones de gallinas ponedoras de huevos, lo que impactó en la producción de huevos: de 16 millones de cajas (de 30 unidades) se pasó a 7,8 millones.

“El sector avícola venezolano consta, principalmente, de empresas privadas que operan unas 30 instalaciones de mediana a gran envergadura, que producen carne de pollo y huevos. Para la producción de pollos de engorde, la mayoría de las empresas gestiona sus propias casetas de engorde y ya no usa contratistas independientes, una práctica común en el pasado. Sin embargo, para la producción de huevo, los contratistas independientes son una mayor proporción de la producción. Las operaciones avícolas más grandes proporcionan a las contratistas varias opciones para la producción de huevo, así como alimento balanceado y gallinas ponedoras de reemplazo”.

Esta gestión privada se hace con dólares adquiridos en el mercado no oficial. La desaparición del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex, antiguo Cadivi) y la suspensión de las subastas del Dicom cerraron las vías de adquisición de dólares subsidiados para adquirir materias primas en el exterior.

“El sector avícola también es atendido por proveedores especializados en productos difíciles de encontrar, tal como materias primas, microingredientes, medicinas para los animales y apoyo profesional veterinario y gerencial. Sin embargo, la disponibilidad y calidad de estos servicios están disminuyendo como consecuencia de la crisis económica en Venezuela”, refiere www.elsitioavicola.com.

La mayoría de las operaciones de producción de huevo están concentradas en los estados Aragua y Carabobo. Las operaciones de producción de huevo de medianos y pequeños propietarios, independientes o contratistas privados, están presentes en todo el país.

Ausencia de dólares

Con la desaparición del mercado cambiario oficial del país se agudizó la escasez de insumos, alimentos, medicinas y materias primas que necesitan los productores de pollo y huevos. Y esto ha afectado las variables de consumo en la economía.

La única ventana legal de comprar dólares “baratos” era el Dicom. Hasta agosto de 2017, hubo un promedio de aprobación y de liquidación por día de tres millones de dólares, aun cuando el mercado local demanda entre 70 y 100 millones de dólares para funcionar.

Al igual que otros sectores, los empresarios acuden al mercado paralelo que se ha mantenido estable —entre 225 y 266 bolívares por dólar— durante el mes de febrero. No obstante, los precios de los alimentos, bienes y servicios continúan en alza.

Esta dinámica es explicada por el economista Leonardo Vera, en una intervención reciente ante una audiencia empresarial donde El Pitazo estuvo presente.

“Algunos conocidos me dicen que el precio de dólar paralelo baja (el viernes 3 de marzo se ubicó en 213.000 bolívares por dólar), pero los precios no. Les replico: si no lo hace es porque los agentes están convencidos de que los fundamentos que explican la dinámica de ese mercado no han cambiado y estiman que volverá a su tendencia explosiva”.

Vera advierte, esta vez en su cuenta de Twitter, que “si el ritmo del precio del mercado del dólar es incierto, el público y los fijadores de precios intentarán adivinar su dinámica futura imaginando el peor escenario cada día”.

Para el analista de riesgo bancario, Leonado Buniak, “mientras continúe este modelo económico de controles de precios y de cambios no habrá estabilidad en el mercado que rige el dólar”.


En conversación con El Pitazo, este economista advierte que “el precio del dólar está relativamente estable por un tema de coyuntura. Las empresas están gastando los bolívares en pago del Impuesto Sobre La Renta y en los aumentos salariales. Nadie duda de que el costo de la divisa se va a volver a disparar. El mercado anticipa los precios y repone sus inventarios a un costo mayor, porque está más que cantado que el dólar volverá a subir.

Esto explica el por qué el precio de los alimentos sigue escalando”. Buniak asegura que “ningún gobierno del mundo ha soportado un proceso de hiperinflación por tiempo prolongado. Siempre hay un giro económico. Recordemos que Robert Mugabe lo hizo en Zimbabue, también hubo cambios en Hungría y en otras naciones que transitaban por hiperinflaciones socialistas. Una vez que se cumplan los objetivos políticos (la reelección de Maduro) puede haber expectativas de cambio en la economía. No habría una vuelta de tuerca muy estructural, pero pudiese darse alguna medida como, por ejemplo, la dolarización”.


Fuente: Elpitazo.com