Llegaron reactivos a los bancos de sangre, pero solo alcanzan para cerca de 45 días - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Llegaron reactivos a los bancos de sangre, pero solo alcanzan para cerca de 45 días

Llegaron reactivos a los bancos de sangre, pero solo alcanzan para cerca de 45 días


Después de pasar más de un mes trabajando a mínima capacidad, los bancos de sangre del país volvieron a recibir reactivos serológicos para evaluar las donaciones. El 30 de enero el presidente Nicolás Maduroanunció la inversión de 12 millones 385 mil euros para adquirir hemoderivadosreactivos y otros insumos médicos para abastecer los hospitales. Sin embargo, según la Sociedad Venezolana de Hematología, los centros de salud recién recibieron los materiales la semana pasada y la cantidad es insuficiente.

“Los reactivos llegaron de China y alcanzan para, máximo, 45 días”, indicó Maribel Meléndez, secretaria general de la SVH e integrante del Grupo Cooperativo de Medicina Transfusional.

La Sociedad desconoce bajo qué criterios fueron distribuidos los reactivos por el Ministerio de Salud. Sin embargo, Meléndez apuntó que algunos centros ya reportaron haberse quedado sin existencia. “Al Banco Municipal le llegó la serología la semana pasada y ya para el miércoles, 28 de febrero, se quedaron sin insumos“, indicó la especialista.

La secretaria general de la SVH también advirtió que los reactivos traídos de Asia son de tercera generación, tecnología menos especializada que la que venían usando los bancos de sangre hasta principios de este año, de cuarta generación.
Esto quiere decir que algunas pruebas pueden tardar más tiempo en detectar enfermedades como laHepatitis C o el VIH en las donaciones de sangre porque se trata de insumos menos avanzados y con los que los médicos no están familiarizados.

“Por ejemplo, con estos materiales una prueba de VIH puede tardar 22 días, mientras que con los otros tarda 16. Esto hace menos segura la transfusión“, señaló Meléndez. Además, hace que sea más difícil responder en los casos de emergencia.

Ante la escasez, algunos centros de salud han optado por ofrecer “pruebas rápidas”: la persona lleva a los donantes hasta el sitio para extraer la sangre y se hace una evaluación que es entregada a las pocas horas. Sin embargo, la especialista indicó que este procedimiento de tipeaje es peor y puede arrojar falsos negativos, que significa que en algunos casos no se va a identificar correctamente la presencia de un virus en una donación debido a la rapidez de la prueba.

“Estamos retrocediendo. La idea es mantener el servicio seguro como lo estábamos haciendo antes, garantizar la seguridad de las transfusiones“, aseguró Meléndez. “Lo que llegó no alcanza sino para mes y medio y no es suficiente para resolver la problemática nacional”. 

Hospitales y pacientes se desangran
Arfilio Mora es jefe del banco de sangre del Hospital Central de San Cristóbal y aseguró que llegaron los siete tipos de reactivos serológicos al centro, para detectar la presencia de hepatitis B, hepatitis C, VIH sidasífilis, el virus linfotrópico humano y el mal de chagas en las donaciones.

Sin embargo, sabe que lo entregado no es suficiente. “Lo que llegó no va a durar para más de un mes. Si no vuelven a abastecer, vamos a presentar otra vez el mismo problema”, lamentó.

Las últimas dos semanas de enero la crisis de la sangre golpeó con fuerza a los bancos de todo el país, hasta el punto de que se registraron muertes de pacientes por falta del tejido —listo para transfudir— y se denunció la compra de sangre de forma clandestina.

Hasta la semana pasada, Mora vio cómo los pacientes del hospital más importante del Táchira tuvieron que trasladarse a clínicas privadas para adquirir sangre. “Hubo gente que tuvo que hacer gastos importantes”, explicó.

Los familiares de los enfermos “se desangraron” al tener que asumir el costo del tejido para transfusiones: una bolsa de sangre se oferta entre los 4 millones y los 8 millones de bolívares en centros privados o de forma clandestina.

Geraldine Labrador sabe muy bien de estos costos. Su hijo Robert tiene seis años y es paciente del hospital pediátrico José Manuel de los Ríos, en Caracas. Requería una transfusión porque las quimioterapias que recibe para tratar la leucemia le alteran sus valores. A finales de enero, Labrador tuvo que gastar 8 millones de bolívares en dos bolsas de sangre para que pudieran transfundir al niño.

La situación fue tan grave que algunos bancos de sangre, entre ellos el del Hospital Domingo Luciani,tuvieron que cerrar y dejar de recibir donantes ante la falta de reactivos.

“Extraer el tejido implica un costo. Se usan tubos, inyectadoras, algodón. Todo ese material se pierde, pero la pérdida más importante es la materia prima: la sangre, que puede almacenarse por hasta 35 días”, lamentó Meléndez. “¿Cuánto se ha perdido en material descartado porque la sangre no fue administrada? Eso es una millonada”. 

Las autoridades sanitarias continúan en silencio. Mientras tanto, los médicos observan cómo continúa el deterioro del sistema público de salud. “Los pacientes tienen que pagar todo. Pagan por los antibióticos, por los rayos X y ahora tienen que pagar también por la sangre. El hospital lo único que ofrece es la cama, el médico y la enfermera, porque ya ni siquiera la comida”, lamentó Meléndez.

JULETT PINEDA SLEINAN | @JULEPINEDA