Josh Holt narra el horror que vivió durante dos años en un cárcel en Venezuela - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Josh Holt narra el horror que vivió durante dos años en un cárcel en Venezuela

Josh Holt narra el horror que vivió durante dos años en un cárcel en Venezuela

El misionero mormón fue acusado por el régimen que gobierna Venezuela de ser un espía de los Estados Unidos, cuando el realidad estaba en Caracas porque se enamoró de una mujer venezolana

MIAMI.- Pocos se pueden imaginar el infierno que se vive en una cárcel en Venezuela, pero si el reo es un estadounidense este horror se transforma en pesadilla donde el día se confunde con la noche y los olores putrefactos nunca desaparecen.

Joshua Holt, un misionero mormón estadounidense fue testigo de ese horror. En 2016 fue encarcelado en la temida prisión de El Helicoide en Caracas, donde logró salir hace apenas una semana y ahora desde su casa en Riverton, Utah, cuenta cómo cambió su vida para poder sobrevivir en una cárcel venezolana.

En una entrevista exclusiva al DailyMail.com Holt dijo que está "agradecido con Dios", él y la esposa venezolana Thamy Caleno, que también fue encarcelada, sobrevivieron a su prueba de dos años.

Josh cuenta cómo unos insensatos agentes de inteligencia venezolanos lo maltrataron y lo aterrorizaron con ejecuciones simuladas falsas, además durante dos años se vio obligado a defecar en el periódico en su celda infestada de cucarachas; no se duchó durante dos años y cambió su reloj biológico para evitar el contacto con gansters violentos y asesinos durante el día.

"Fue lo más cercano al infierno que puedas imaginar", dijo Joshua, respirando profundamente. "Tenemos suerte de haber salido vivo. Cuando llegué, estaba aterrorizado y me puse muy enfermo (...) Me arrojaron a una celda diminuta apenas lo suficientemente grande como para caber en una litera sin inodoro. Tenía que cagar en el periódico en el suelo y orinar en una botella, el hedor era insoportable".

"En los primeros seis meses bajé 60 libras de peso, tuve bronquitis, sarna, cálculos renales y hemorroides y la única atención médica que recibí fue una inyección de analgésicos.

"Tenía un dolor constante en el estómago y uno de mis dientes se partió en dos. Tuve dolor de muelas agonizante durante tres meses y ni una vez visité a un dentista ni recibí medicamentos ".

Josh compartió su asombrosa historia con DailyMail.com justo una semana después de reunirse con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca y regresar a su casa en Salt Lake City, Utah, donde fue recibido por cientos de jubilosos familiares y amigos.

Pero mientras Joshua describe su propio infierno personal, su esposa Thamy, con quien se había casado solo dos semanas antes, también revela cómo fue brutalmente torturada por miembros de la temida agencia de espionaje Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

Estrechando firmemente la mano de Joshua y rompiendo a llorar, Thamy recordó: "Me cubrieron los ojos, me envolvieron en periódico y me electrocutaron con una pistola Taser, y me pusieron las puntas de los dedos en un sacapuntas. Estaba tan asustada. Querían que firmara una confesión de que Josh era parte de un plan de espionaje, que dirigió un equipo de la CIA enviado para socavar al gobierno venezolano, que había matado gente. Solo lloré y me negué ".

Josh Holt narra el horror que vivió durante dos años en un cárcel en Venezuela

Historia de amor por Internet
Josh conoció a Thamara, de 27 años, en enero de 2016 en Mormon.org, un sitio web de la comunidad religiosa.

"Al principio hablamos en inglés y luego, cuando descubrió que podía hablar español, realmente nos llevamos bien", dijo Josh.

"Fue una relación no confundida por la atracción física, ella era muy hermosa, pero nos conectamos mental y espiritualmente".

Josh, un explorador águila, también es miembro de La Iglesia de Jesucristo y los Santos de los Últimos Días en Utah. Cuando viajó a Venezuela, acababa de regresar de una misión de dos años en Everett, Washington, donde adquirió fluidez en español.

Joshua y Thamara continuaron hablando por teléfono todos los días, antes de organizar una reunión en la República Dominicana.

Era mayo de 2016 y Josh no perdió el tiempo.

"Estuvimos allí tres días y me arrodillé y propuse", recordó Josh.
"Al principio ella estaba como," ¿Qué estás haciendo, levántate? ", Entonces rompió a llorar. Fue un momento muy feliz ".

Thamy dijo con una sonrisa: 'Sus manos temblaban, era muy extraño para mí lo que estaba pasando, estaba nerviosa, pero estaba muy feliz'.

Un mes después, en junio, Josh reservó su vuelo a Venezuela para casarse con su verdadero amor. "Estábamos enamorados, fue muy emocionante y todo se movía muy rápido", dijo. "Nos casamos el 11 de junio después de cuatro días en Caracas. Tuvimos que hacer cola en una oficina del gobierno y entramos a esta sala con nuestros papeles y firmamos algo y nos casamos. No era nada grande, solo la familia de Thamy estaba allí.

El día de la detención
"Volvimos al apartamento de su primo para celebrar después, fue un día especial". Josh dice que la pareja se fue a una luna de miel de una semana a la isla de Coche en el Caribe, entre Isla Margarita y la parte continental de Venezuela. A su regreso, la pareja se quedó en Ciudad Caribia, una urbanización propiedad del gobierno en Caracas, donde vivía Thamy, mientras esperaba su visa de los Estados Unidos para ser aprobada.

En la mañana del 30 de junio, Josh fue despertado abruptamente por su nueva esposa a las 6 a.m. Ese día comenzó a vivir una pesadilla de la que pensó que nunca saldría.

Diario Las Americas