Agua, luz, comida y ¡gasolina!: Todo se raciona en Venezuela (CAOS) - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Agua, luz, comida y ¡gasolina!: Todo se raciona en Venezuela (CAOS)


Agua, luz, comida y ¡gasolina!: Todo se raciona en Venezuela (CAOS)



Durante el IV congreso del PSUV, el presidente Nicolás Maduro anunció que entre el 3 y el 5 de agosto se realizará un censo nacional -a través del carnet de la patria- a “todo el que tenga un vehículo”, como una de las nuevas medidas para racionar la gasolina. Método socialista que se ha hecho costumbre para otros servicios como agua y electricidad, pero que también golpea a la alimentación del venezolano.

Está comprobado que Venezuela tiene la reserva petrolera más grande del mundo, sin embargo ha tenido que importar en los últimos años petróleo liviano y sus derivados como la gasolina. El país tiene subsidio de este combustible, y se vende como el más barato del mundo; pero también viven del subsidio venezolano varios países vecinos como Cuba.


Maduro anunció que regulará la gasolina y ¡habrá que usar el carnet de la patria!

Precisamente esta política aplicada por Hugo Chávez y ahora por Maduro, para comprar a sus aliados, ha sido una de las peores políticas en Venezuela, que ha contribuido significativamente a la debacle económica. Solo con el subsidio a países extranjeros, el país ha perdido $20.000 millones año tras año en términos de coste de oportunidad.

Aunque el racionamiento de gasolina no es nuevo, fue aplicado en 2012 por Chávez en estados fronterizos con Colombia para evitar inequívocamente el “bachaqueo”, ahora Maduro lo extenderá a nivel nacional. Por lo que se pronostica grandes colas para abastecer “algo” de combustible y muchas molestias en los ciudadanos; que además, serán obligados a utilizar el carnet de la patria para poder comprar.


Hogares en sequía

Además del petróleo, Venezuela también cuenta con las reservas de agua dulce más grandes del mundo, es decir, aquella usada en la vida cotidiana del humano, pero nuevamente los métodos socialistas dejan a los desactualizados embalses sin el vital líquido y a los venezolanos con sequía en sus hogares.

El ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, general Luis Motta, en una entrevita con Reuters en el embalse de Guri en el estado de Bolívar, abr 11, 2016. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Los servicios están al borde del colapso en Venezuela, por lo que el Gobierno chavista ha tenido que recurrir al racionamiento desde hace años, antes de la excusa del Fenómeno del Niño. En 2014, el Estado Mayor del Agua creó la Comisión de Consumidores de Alto Impacto, que incluye hospitales, hoteles, centros comerciales, pulilavados, entre otros, para evaluar la cantidad de recurso que éstos consumían.

En 2015, los municipios fronterizos del Táchira fueron fuertemente afectados por el racionamiento, que dejó por dos semanas sin agua a los habitantes de Ureña y Bolívar. Situación que los obligó a comprar agua a los camiones cisternas privados. Nada nuevo para los vargueses que desde esa fecha hasta la actualidad pasan hasta 1 mes o más sin ver caer un chorro de agua de las tuberías.

Caracas y Miranda tampoco se escapan de este método. Varios sectores viven desde 2016 con un cronograma para poderse abastecer de agua. Ya que los niveles del embalse La Mariposa que abastece Caracas y los Altos Mirandinos, nunca terminaron de recuperarse.


Cortes de luz

Desde finales de 2017 los cortes o apagones de luz han sido más frecuentes a nivel nacional y en estados como el Zulia esto representa un serio problema, miles de millones han sido perdidos en electrodomésticos, “quemados” por los abruptos cortes eléctricos.

Además del estado Zulia, desde Falcón, Mérida, Carabobo, Caracas, Vargas, Miranda, Monagas y Barinas se reportaron constantes fallas, algunos lugares duran desde seis horas hasta 12 horas o días sin el servicio .

Aunado al caos que viven los ciudadanos diariamente, tanto Corpoelec como Hidrocapital anuncian cronogramas para el racionamiento que no cumplen; es decir, los venezolanos deben adaptarse y tener nuevos horarios en sus vidas para poder hacer ciertas cosas que deberían ser habituales.


Sin comida

El racionamiento alimentario, aunque no es oficial, los ciudadanos han tenido que recurrir a este método para alargar los alimentos que escasamente pueden comprar con salarios devaluados. Ya que no es solo la inflación, proyectada por el FMI en un millón %, sino el vació en los anaqueles de los supermercados y abastos es abrumador.

Con la canasta alimentaria sobrepasando los 600 millones de bolívares, mientras que el ingreso mínimo mensual se ubica en Bs. 5 millones 196 mil, es cada vez más frecuente ver a familias enteras mendigando o peor, hurgando en la basura para poder alimentarse.

Los mismo sucede con los medicamentos- una de las razones por la que médicos y personal hospitalario se mantiene en huelga desde hace un mes- y el transporte público, racionado ante la falta de repuestos como baterías y cauchos.



By Calisa
Fuente: venezuelaaldia.com