Cuidado con lo que tuitea en Venezuela, ese pajarito azul puede ponerlo tras las rejas - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Cuidado con lo que tuitea en Venezuela, ese pajarito azul puede ponerlo tras las rejas



 Cuidado con lo que tuitea en Venezuela, ese pajarito azul puede ponerlo tras las rejas





Pedro Jaimes Criollo está detenido desde mayo en Venezuela, sometido a malos tratos, a golpizas, tiene una costilla fracturada, no se le permite salir al sol y sus abogados no han podido tener acceso a su expediente a pesar de que la audiencia preliminar se realizará el próximo 25 de julio, denunció la organización venezolana Espacio Público.

¿Su delito? Publicar el 3 de mayo pasado la ruta hacia el estado Aragua del avión del gobernante Nicolás Maduro en su cuenta de Twitter @AereoMeteo, donde también divulgaba información sobre el estado del tiempo en Venezuela y en otros países, además de noticias relacionadas con la crisis política y social de su nación.

Días después funcionarios del Servicio Bolivariano de InteligenciaNacional (Sebin) detuvieron a Jaimes Criollo por publicar esa información, que está a disposición del público y no existen normas que la restrinjan, según Espacio Público.

Pero Jaimes Criollo no es el único que el régimen de Maduro ha encarcelado por ejercer la libertad de expresión y opinión en las redes sociales.

Un total de 17 venezolanos, incluyendo a Jaimes Criollo, están tras las rejas. De ellos, 12 son hombres y cinco mujeres.

Las detenciones comenzaron en el 2014 cuando detuvieron a nueve personas, una en el 2015, cinco en el 2016 y dos en el periodo comprendido entre el 2017 y 2018, de acuerdo con cifras suministradas por esa organización.

“Los tuiteros detenidos durante el 2014 dirigieron sus mensajes sobre funcionarios del Estado y a criticar la situación del país”, detalló la ONG en su cuenta de Twitter este domingo.

Maduro durante un acto público en agosto del 2017, transmitido por el canal oficialista, pidió la pena máxima para los opositores que, según él, “se volvieron locos” en Twitter en julio de ese año.

“Nada más por los tuiters que publicaron está para que le metan 30 años de cárcel a toditos ellos. Ya eso es tarea de ustedes, no es tarea mía”, dijo en un encuentro con constituyentes.


Espacio Público afirmó que todas las formas de discurso están protegidas, independientemente de la mayor o menor aceptación social y estatal con la que cuenten.

“El Estado venezolano no puede detener a una persona que brinda información pública”, ratificó.

Aún así, Jaimes Criollo estuvo desaparecido más de un mes hasta que le permitieron comunicarse por teléfono con su familia a la que le informó sobre sus condiciones de detención.

Se encuentra en la tenebrosa cárcel de El Helicoide del Sebin, en Caracas, donde durante este mes ha sufrido desmayos, constantes ataques de asmas y tiene contusiones en todo el cuerpo por las golpizas que le dan, denunció la ONG.


Y en medio de esa situación ahora tiene que enfrentar un proceso judicial “lleno de irregularidades” ya que sus abogados no han podido acceder al expediente para preparar su defensa, se realizaron 15 diligencias legales para obtener información del tuitero y fueron rechazadas.

La organización venezolana dijo que los abogados también asistieron 17 veces al tribunal donde será juzgado Jaimes Criollo y no los atendieron o no había despacho.


“Mientras ocurre todo este proceso injusto, todo el núcleo familiar se ha visto afectado, su hermana, Trina Jaimes insiste en que Pedro no cometió ningún delito y que toda esta situación y el cambio de dinámica ha empeorado su estado de salud”, dijo Espacio Público.



 Cuidado con lo que tuitea en Venezuela, ese pajarito azul puede ponerlo tras las rejas


POR SONIA OSORIO
Fuente: elnuevoherald.com