Periodista asegura que aún hay mucho que contar del caso de los sobrinos Flores - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Periodista asegura que aún hay mucho que contar del caso de los sobrinos Flores

Periodista asegura que aún hay mucho que contar del caso de los sobrinos Flores


Una de las periodistas del portal Porque soy Flores, le comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS el porqué decidieron publicar los audios de uno de los casos de narcotráfico más sonado de los últimos años

MIAMI.- Uno de los casos de narcotráfico más seguidos por los medios de comunicación y la opinión pública internacional en los últimos dos años fue la detención, encarcelación y condena de dos de los sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, quienes fueron apresados en Haití cuando intentaban llevar 5 kilos de cocaína a los Estados Unidos.

Desde que se inició la primera audiencia del conocido Caso de Los Sobrinos Flores, la periodista Jessica Carrillo realizó la cobertura del mismo. Semanas después, Adriana Nuñez se sumó al grupo de comunicadores que hacía el seguimiento y ambas lograron escuchar directamente todo lo que allí se decía, se afirmaba y negaba. Desde la detención de los Flores las pruebas estuvieron a resguardo de la Fiscalía de Nueva York, pero una vez finalizado el caso, éstas han podido ser publicadas abiertamente.

La pasada semana se publicaron parte de los audios de las conversaciones que los sobrinos Flores sostuvieron con un supuesto miembro del cartel de Sinaloa, que en realidad era un colaborador encubierto de la DEA.

Jessica Carrillo conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS sobre el portal llamado Porque Soy Floresen el que junto a Núñez le dan contexto a cada una de las grabaciones que allí se muestra para que el público conozca de primera mano las pruebas que llevaron a prisión a los denominados "narcosobrinos".


"Todas estas pruebas estaban siendo guardadas con bastante recelo por la Fiscalía porque el proceso estaba en curso. Ya el caso está cerrado, aunque está en apelación; y eso permite que las pruebas puedan ser difundidas. Precisamente con este trabajo lo que estamos haciendo es tratando de que cualquier persona tenga acceso a ellas. Son archivos súper pesados. Es un material bastante grande. Y lo que hemos tratado de hacer es poner en contexto, interpretar este material en crudo que tenemos y darle una explicación para que las personas puedan entender qué significa cada audio".

Recalcó que una vez que todos estos audio-reportajes vayan saliendo, van a ir liberando las pruebas que acompañan a cada uno. “Vamos a poner los audios y videos, tal cual nosotros lo obtuvimos, para que el público pueda ver estas pruebas sin ningún tipo de intervención”.

Carrillo explica que tanto ella como su colega Adriana Núñez han releído todo el material que hay en la corte. "Hemos leído todos los documentos. Y así podemos dar contexto que es lo que se necesita. Las pruebas por sí solas son difíciles de entender y saber de dónde vienen”.

-Pareciera que el caso de los Flores era un capítulo cerrado, pero la divulgación de estos audios, además de lo que se investiga, vuelven a poner el caso en la opinión pública. ¿Crees que aún hay mucho por decir y saber de este caso?

-Sin duda. Todavía hay mucho que decir sobre este caso. Todavía quedan varias entregas sobre todo lo que se ha dicho en los audios. Y las investigaciones que hemos estado haciendo apuntan a que no todo está contado. El caso está cerrado para la justicia estadounidense, pero para los venezolanos hay mucho que contar.

-De los elementos que has manejado en tus trabajos (publicados en DIARIO LAS AMÉRICAS) y que pudiste conocer de primera mano, qué es lo más llamativo y lo que te ha generado mayor interés periodístico.

En estos dos años lo que más me llamó la atención y lo que termina dándole el nombre a este trabajo, “Porque soy Flores”, es como ellos usaban su apellido como ventaja. El pertenecer a la familia Flores era como un valor en sus negocios. Con ellos el negocio del narcotráfico era más seguro que con otra persona, porque ellos eran Flores, por lo que tenían ingreso ilimitado al aeropuerto. El cobro de Comisiones para lograr el pago de deuda de PDVSA, era más seguro porque ellos eran Flores. Todos sus negocios ilícitos giraban en torno a su apellido. Aseguraban que podían lograr ciertas cosas porque eran Flores. Se dijeron muchísimas cosas, como que el dinero era para la campaña de Cilia (Flores), y garantizar así su victoria en las parlamentarias. Pero lo que más resalta es que todos sus crímenes se podían lograr por su apellido. El apellido le garantizaba impunidad y éxito en sus negociaciones”.












Diario Las Americas