La enfermedad que padecen Nicolás y Cilia en Nueva York - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

La enfermedad que padecen Nicolás y Cilia en Nueva York


La enfermedad que padecen Nicolás y Cilia en Nueva York



El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro junto a su esposa Cilia Flores llegaron el miércoles a la Asamblea General de la ONU en un ambiente lleno de mucha tensión y rechazo hacia sus figuras. Ya los ánimos estaban caldeados por las intervenciones de los países americanos, que en su mayoría dejaron claro su postura contra quienes destruyeron a la Venezuela prospera.

El rechazo a gran escala hacia el mandatario venezolano no se había sentido tanto como en esta oportunidad. Fuertes discursos de varios presidentes en su contra, protestas de venezolanos en Nueva York por su presencia y la de su equipo en la ONU y las punzantes preguntas de la prensa internacional, a quienes el Sebin no pudo arrestar o acosar.

Secretario del Tesoro de EEUU advierte que seguirán “atacando” a funcionarios venezolanos
Maduro y la “primera combatiente”, agarrada siempre del brazo de su esposo, se pasearon inmaculados por el edificio de la ONU en un ambiente que lo aislaba de su “verdad”. Aunque, parecían llevar “tapones en los odios”, no faltaron momentos en que le desestabilizaron la paz que intentaron transmitir. A continuación tres instantes que enfermaron a la pareja presidencial de Venezuela:


Nicolás, Cilia, los narcosobrinos y la prensa

Desde su llegada a Nueva York, el Presidente y Cilia Flores le huyeron a la prensa internacional para no responder preguntas incómodas. Así lo demostraron tanto en la entrada como salida de la sede de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El miércoles, Maduro ni su equipo (comprendido en 17 funcionarios, más de lo común para una misión diplomática) no respondieron a las preguntas de los periodistas, ni siquiera a las relacionadas con su supuesto encuentro con el presidente estadounidense Donald Trump.

 Posterior a dar su largo discurso, que pasó de los 40 minutos, cuando recomiendan solo hablar por 14 minutos, estaba prevista una rueda de prensa con Maduro; pero supuestamente por “compromisos de último momento”, dejó a los periodistas plantados para asistir a una iglesia del alto Manhattan, donde se encontró con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

Es decir, Maduro se burló vilmente de la prensa. Mientras los aglomeró en la sala de conferencias con la excusa de que respondería sus inquietudes, él y Cilia salieron por la entrada principal, sin nadie que les hiciera preguntas. Solo había un camarógrafo, que guardaba un papel con una pregunta traducida en español para hacérsela al mandatario venezolano cuando pasara.

Pero no siempre el dictador gana. En una de las pocas oportunidades que dio el mandatario venezolano, la periodista venezolana Carla Angola Rodríguez logró incomodar a la pareja presidencial con la pregunta: “¿Va a visitar a sus sobrinos condenados por narcotráfico?”, y como es costumbre, el mandatario y la primera dama Cilia Flores eligieron “taparse” los oídos.

Cabe recordar que Efraín Campo Flores y Franqui Flores de Freitas, los narcosobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, fueron condenados en Nueva York; tras ser arrestados el 10 de noviembre de 2015 por la DEA en Haití cuando pretendían transportar a Estados Unidos 800 kilogramos de Cocaína.

Minutos antes de que el presidente de Venezuela se subiera al podio, sala del auditorio mayor de la sede de la ONU se desocupó, algo que el martes ya había ocurrido con el canciller Jorge Arreaza; parecía que nadie, excepto las comisiones de Bolivia y Cuba, querían ser iluminados con la “verdad” que Maduro llevó sobre la situación del pueblo venezolano.

Pero el terreno ya lo habían dejado preparado. En los dos primeros días de la asamblea las críticas al régimen no faltaron. La mayoría de los jefe de Estado del continente así lo hicieron sus intervenciones, empezando por Trump, Macri, Lenín Moreno, Iván Duque, Juan Carlos Varela y terminando con Martín Vizcarra.



Protestas en Nueva York

Los venezolanos exiliados o simplemente residenciados en Estados Unidos pocas veces tienen la oportunidad de hacerle saber al régimen su desprecio. Así que apenas se confirmó la visita de Maduro y Cilia en la ONU no perdieron oportunidad para convocar una protestas en su contra.

¿Una base militar rusa como última esperanza del régimen para evitar la intervención?
“¡Fuera genocidas, fuera genocidas!”, fue una de las consignas que corearon venezolanos y nicaragüenses en rechazo de los presidentes Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente.

El jueves, en el segundo día de protestas, los venezolanos fueron animados por la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

“No vamos a permitir que el régimen de Maduro, respaldado por Cuba, siga lastimando al pueblo venezolano (…) Nosotros fuimos a la frontera entre Venezuela y Colombia y lo que vimos fueron condiciones que nadie debería vivir. Así que déjenme decirles, yo voy a hablar con fuerza, el presidente Trump va a hablar con fuerza, los Estados Unidos va hablar con fuerza y Maduro nos escuchará porque no vamos a dejar de hablar hasta que Maduro se vaya”, dijo Haley ante un centenar de manifestantes venezolanos.




By Calisa
Fuente: venezuelaaldia.com