José Luis Rodríguez Zapatero: "El diálogo en Venezuela tiene que continuar y tiene que ser defendido" - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

José Luis Rodríguez Zapatero: "El diálogo en Venezuela tiene que continuar y tiene que ser defendido"


José Luis Rodríguez Zapatero: "El diálogo en Venezuela tiene que continuar y tiene que ser defendido"



El ex presidente del Gobierno español participa en la conferencia 'El reto de la integración, ¿hacia dónde va Iberoamérica'

José Luis Rodríguez Zapatero llega a Caracas dispuesto a iniciar un nuevo diálogo

Las relaciones con EEUU, la paz en Colombia, las próximas elecciones en Brasil y las crisis de Venezuela y Nicaragua marcan hoy en día la agenda latinoamericana. La mirada internacional está puesta especialmente sobre los dos últimos países, mientras España juega un papel destacado en las relaciones de Europa con la región. La Cátedra Cartagena en Integración Iberoamericana, presentada hoy en Casa de América, pretende precisamente establecer canales de información y acción entre ambos lados del océano.El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, partícipe de los diálogos entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, ha analizado la situación de Latinoamérica en la conferencia 'El reto de la integración, ¿hacia dónde va Iberoamérica'. "Vivimos tiempos en los que el diálogo como gran categoría política empieza a estar criminalizado en la región", ha señalado el ex mandatario español. "Pediría a la política en general, a la diplomacia pública en particular, a mi Gobierno de manera singular, a la Unión Europea que se conviertan en quienes lideren el diálogo, la capacidad de entendimiento, de coexistencia" en América Latina, ha añadido sin hacer ninguna alusión concreta a Venezuela. Su mediación con el Ejecutivo venezolano ha sido criticada, especialmente por la disidencia venezolana, aunque su papel ha sido clave en la liberaciones de algunos jóvenes, como el caso de Yon Goicoechea.

Al término de su participación en la ponencia de hoy en Casa de América, el ex presidente ha sido más directo sobre el caso venezolano ante los periodistas: "El diálogo en Venezuela tiene que continuar y tiene que ser defendido. Estamos en una fase política reduccionista, en la que parece que la palabra diálogo pudiera estar también incursa en algún tipo penal, lo cual indica hasta qué punto se quiere desplazar la política. Porque la política es diálogo, por muy adversario que uno se considere, por muy distante que esté de unas posiciones, de unas políticas, si no hay diálogo no hay futuro de convivencia"."Todas las políticas que niegan el diálogo para Venezuela o para cualquier otro sitio y que lo demonizan, son políticas que abocan a conflicto", ha añadido el ex mandatario español, que ha concluido: "Dialogar hasta el final".Preguntado por las condiciones del diálogo, también se ha mostrado claro: "Yo soy el testigo de eso, el único que estuvo en Dominicana, y las condiciones del diálogo que fueron redactadas por mí fueron rechazadas a última hora por un líder de la oposición". Sin embargo, no ha mencionado ningún nombre concreto. "Soy el único que lo sabe, el único que lo conoce, el único que lo tiene en los documentos. Entonces, no admitiré jamás faltar a la verdad", ha insistido. "Yo sé que soy un testigo incómodo en el caso de Venezuela", ha dicho esta mañana Zapatero."Resulta que lo soy después de hacer un esfuerzo ingente durante más de tres años para que allí no estalle un conflicto, para que de allí salgan presos de la cárcel, a lo que me he dedicado de una manera muy directa y facilitando la liberación de muchas personas o a evitar, como fue en junio de 2016 y julio de 2017, que hubiera allí un auténtico conflicto civil cuando hubo grandes movilizaciones", ha continuado.

"Las condiciones electorales que estaban previstas para las elecciones que fueron en mayo, incompletas porque la mayoría de la oposición no participó, eran las mismas con las que la oposición ganó en las elecciones legislativas de diciembre de 2015", ha terminado.Durante su intervención después del ex presidente español, en el primer panel de la Cátedra Cartagena en Integración Iberoamericana, Juan Pablo de Laiglesia, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamericana y el Caribe, ha apuntado que no existe otra forma de solucionar conflictos más que "la negociación política". "Lo hemos dicho, lo hemos defendido y también lo es con la crisis venezolana", ha apostillado Laiglesia, que ha hecho mención a los puntos de actuación de su Gobierno respecto a Venezuela. En primer lugar, "actuamos para que se retome la negociación política con el contacto directo con los actores: tanto el Gobierno, como en la oposición". "Nuestro papel es ayudar a generar las condiciones para que esa negociación pueda llevarse a cabo", ha explicado el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamericana y el Caribe. También ha hecho hincapié en el escenario de la UE."Constatamos que hay todavía mucho que hacer para acercar las respectivas posiciones. No es una mediación, es una facilitación respeto a las partes, que deben decidir cuándo negociar", ha especificado Laiglesia.Una "facilitación" que es compatible, en opinión de Laiglesia, con exigir a las autoridades venezolanas el respeto a los derechos humanos, como ocurrió con la reciente liberación del preso político Lorent Saleh.Por último, Laiglesia ha marcado como tercer elemento importante la "asistencia humanitaria de atender a las necesidades de los ciudadanos venezolanos dentro y fuera del territorio para asistir a la crisis migratoria"."Aproximación con humildad a Latinoamérica"El ex presidente ha señalado cuál debe ser la relación respecto a la región: "Aproximación con humildad a Latinoamérica, reconocimiento a esa tendencia de mirada de superioridad europea, que es un grave error, liderar la capacidad de diálogo en un momento de confrontación y que eso nos permita recuperar el pulso integrador".Zapatero ha explicado que América Latina se encuentra en un momento de "confrontación" y se ha referido especialmente a las elecciones de Brasil del próximo domingo con preocupación. "La confrontación es social y políticamente de una radicalidad extraordinaria y preocupante", ha apuntado. También ha apuntado a la situación en México, donde espera que "derive esa alternancia en estabilidad y no confrontación", ha explicado, en referencia a la toma de posesión el próximo 1 de diciembre de Andrés Manuel López Obrador, ganador este año de las elecciones.En esta ponencia le ha acompañado Ernestro Samper, ex presidente de Colombia, que ha señalado la importancia de "relatinoamericanizar España".La región, en transformaciónEl año pasado y el actual han estado plagados de elecciones en América Latina. Algunas de ellas significaron un cambio de signo político. Por ejemplo, Ecuador votó por el continuismo eligiendo a Lenín Moreno, el 'delfín' de Rafael Correa que el mismo día de su investidura prometió un cambio respecto al legado de la 'década ganada'; en Colombia, Juan Manuel Santos fue sustituido por Iván Duque, que continuará con los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero con ciertos cambios, y que por el momento ha paralizado los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN); y en México, Andrés Manuel López Obrador sustituirá a Enrique Peña Nieto el próximo 1 de diciembre.Además de estos cambios salidos de las urnas, Latinoamérica ha estado marcada por las crisis de Venezuela y Nicaragua. La Unión Europea dictó sanciones contra el primero de los países y, en la actualidad, España ha virado su política exterior hacia más diálogo y menos sanciones. Según Efe, el jueves durante su ponencia en la comisión de Exteriores del Senado, el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, explicó la posición de España respecto a Venezuela así: "A veces, ser muy duro con una de las partes te inhabilita para contribuir a una solución que deberíamos facilitar". "Sólo con sanciones será muy difícil que la solución se alcance en un plazo razonable", declaró.España también es tierra receptora de venezolanos. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y a fecha de 1 de enero de 2018, en nuestro país hay 95.474 venezolanos residiendo. Sin embargo, las ONG auguran que el número podría ser más elevado. Naciones Unidas ha calculado que más de 2,3 millones de venezolanos huyeron de su país desde 2014.Este año España también retomará sus relaciones con Cuba. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, visitará 32 años después de que lo hiciera Felipe González, la isla los próximos 22 y 23 de noviembre.



NURIA LÓPEZ Madrid
Fuente: elmundo.es