Moscas en los bolsillos: El antes y el ahora del poder adquisitivo de los venezolanos - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Moscas en los bolsillos: El antes y el ahora del poder adquisitivo de los venezolanos


Moscas en los bolsillos: El antes y el ahora del poder adquisitivo de los venezolanos



Venezuela hace algunos años llegó a ser un paraíso terrenal, un lugar donde personas de todo el mundo llegaron para establecerse y hacer del país su patria, enriqueciendo con su cultura las costumbres venezolanas y haciendolo un lugar donde el progreso y el bienestar eran algo diario.

De pronto, por decepciones políticas llegó la “revolución”, con Chávez a la cabeza prometiendo cambiar un sistema de “cogoyos”, como el mismo lo llamó en el entonces Congreso. Hubo una Constituyente que prometió ser la mejor Carta Magna del mundo y entonces el país comenzó a gozar de una bonanza petrolera que se vio reflejada en el bolsillo de los venezolanos.

Sin embargo, por la poca cultura de administración de recursos y la corrupción pronto esto llegó a su fin. Ahora el hambre reina en las calles de Caracas y el resto del país y el gobierno irresponsable de Maduro (heredado por Chávez), niega la situación y se escuda en la “guerra económica”, pero el bolsillo de los venezolanos no cree en semejante conflicto, sino que exige una respuesta de parte de sus gobernantes.

Gobierno de EEUU denuncia a Maduro por estar involucrado en la muerte del concejal Albán
Hoy día esto parece una fábula, los altos costos de los productos y la escasez han hecho de Venezuela una sombra oscura de los comentarios sobre la vida en Cuba o incluso en un país azotado por la guerra. Donde más es sentida la situación es en el área alimenticia.


La comida de antes y ahora

Un buen mercado “carrito lleno”, era elemental. Desde víveres, cárnicos y charcuterías varias (incluyendo varios tipos de quesos), pasando por golosinas para los niños y buenas bebidas que incluían una o dos cervezas, hasta las hortalizas, hoy esto es en Venezuela solo un bonito recuerdo, acompañado de los anaqueles llenos de productos Polar y sus competencias.

Ahora la miseria es tal que en algunos hogares solo se compra un kilo de queso al mes, para cuatro personas. Las carnes han sido sustituídas por legumbres que vienen en las miserables cajas Clap, un invento de Maduro para “alimentar” a las familias ante la escasez. Se trata de una caja de cartón con unos cuantos productos adentro de muy mala calidad, “beneficio” que reciben las familias una vez al mes y cuyo valor nutricional es casi 0.

Hace unos años se comentaba que así eran las cosas en Cuba, y más de un incrédulo dijo que eso en Venezuela jamás pasaría, hoy se viven los estragos de no escuchar a pueblos experimentados. Asimismo, en cuanto a las proteínas se sabe de algunos que han llegado a medidas extremas donde los perros y gatos, antes mascotas, son el alimento de una vez al mes.

Los años 2016 y 2017 y contando lo que va de 2018 han sido totalmente cambiantes para la vida nacional, gran parte de la población reporta haber perdido hasta 20 kilogramos de peso y es claro al salir a la calle y ver como los estragos de la revolución han pasado factura en el estómago y bienestar de los ciudadanos. Por último comer de la basura ha sido la medida extrema para enfrentar la situación.

Sucede que mientras los progres, socialistas, amiguitos de Soros y activistas del laboratorio G2 Cubano pretenden meternos la idea del perdòn al chavismo "arrepentido", hay niños Venezolanos comiendo de la basura y muriendo desnutridos.
Serà q los perdonamos⁉️@TemplarioResisT


¿Ropa?, ya no

No eran necesarias las marcas, pero si podían comprar. La variedad de la ropa en Venezuela era grande, la mayoría de los centros comerciales en el país ofrecían gran variedad de marcas, incluso grandes firmas como Zara, Mário Hernandez, Magos y otros establecieron el este de la ciudad sus sedes comerciales para un país que ofrecía gran demanda.

Los zapatos variaban, pero no era difícil ver unos Nike, Adidas o Converse en las calles. Ahora esto ha cambiado, parece triste, pero las ropas desgastadas son lo que reina en la moda del país, y es que claro, con el estómago vacío nadie se preocupa por adquirir ropa nueva o lucir mejor.

En cuanto a la calidad, las marcas han cerrado sus firmas en el país por lo que su durabilidad queda en entredicho y refiriendose a precios unos zapatos pueden costar el triple de un sueldo mínimo lo que hace imposible adquirir un par nuevo.


Los viajes fueron bonitos recuerdos y fotos

Viajar no era gran cosa, Margarita y otros destinos nacionales eran algo básico en las vacaciones de los ciudadanos. Los más acertados en cuanto al ahorro podían incluso viajar a Europa o Estados Unidos, donde las compras reinaban debido a la gran cantidad de dólares que un ciudadano de a pie podía comprar en bolívares a través del sistema cambiario legal.


 A quienes les gusta las perreras-cochineras aquí va una mega

 Nada que envidiarle a Londres y sus autobuses, ahora #Maracaibo tiene sus perreras de dos pisos. Qué desastre! #Venezuela

Todo esto quedó en el pasado, es imposible planificar ni siquiera un llamado “full day”, pues los altos costos de pasajes y fallas en el transporte, así como el resto de problemas que cubren a los venezolanos hacen que las aventuras de conocer ciudades nuevas sean solo un bonito recuerdo.


Los bancos ya no trabajan para el público

Otra de las crisis que impide una mejor bonanza es la situación con los bancos, que día a día merman sus instrumentos financieros y no pueden ofrecer a los ciudadanos las comodidades que antes eran básicas.

Los juegos del hambre: Montos de tarjetas de créditos son alterados
Abrir una cuenta bancaria en el país es toda un odisea, las tarjetas de créditos tiene límites ridículos y los créditos hipotecarios, para vehículo e incluso los microcréditos ya no son manejados siquiera por los mejores bancos del país, la única esperanza son los bancos del estado que son abarrotados de personas a diario.


Otras situaciones críticas

Los venezolanos están rodeados de las “plagas de Egipto”, desde fallas en el transporte, la comida, los sistemas y demás situaciones que ahogan a los ciudadanos, son muchos los que han optado por comer de la basura e incluso lanzar a sus hijos a pedir en las calles.

La situación de los niños de calle se ha incrementado notablemente, pues así como no tienen para comer tampoco como comprar un cuaderno, uniformes y demás útiles, además nadie estudia con el estómago vacío. Venezuela ha vuelto a ser casi la tierra que descubrieron los conquistadores, una anarquía total con un gobierno despreocupado por el pueblo y ocupado en anclarse al poder para seguir manejando sus negocios ilícitos y poder darse lujos como comer carne en ostentosos restaurantes mientras los de a pie, los pobres, urgan en la basura para saciar aunque sea por un rato el hambre atroz que los atormenta.



By Avijho
Fuente: venezuelaaldia.com