El régimen de Maduro es “responsable del aumento y expansión de epidemia de malaria” - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

El régimen de Maduro es “responsable del aumento y expansión de epidemia de malaria”


El régimen de Maduro es “responsable del aumento y expansión de epidemia de malaria”




La indiferencia del régimen de Nicolás Maduro durante el acelerado crecimiento de la malaria en 2017 ha puesto en evidencia el peor desempeño de toda la región para reducir la epidemia.


El Reporte Mundial de la enfermedad, correspondiente a 2017 y presentado ayer por la Organización Mundial de la Salud en Maputo, capital del Monzambique, señala que Venezuela, con 400.000 casos, encabeza la lista de los 10 países de la región en el que la cifra de enfermos aumentó más de 20%. Le siguieron en crecimiento Belice, Brasil, Costa Rica, la Guayana Francesa y Nicaragua, mientras que en Colombia, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Surinam, los registros decrecieron en más de 20% con respecto al año anterior.


Además, Venezuela contribuyó con 84% de los reportes en toda América, el continente donde hubo 138 millones de personas en riesgo de padecerla, 773.500 enfermos confirmados de paludismo y 630 muertes.

En abril, ya la OMS había anunciado que el país registraba el mayor incremento de casos de malaria en el mundo.

Para Julio Castro, médico infectólogo, los indicadores demuestran que “la malaria está descontrolada aquí”.

“El único continente en el cual aumentaron los reportes fue América y eso ocurrió a expensas de Venezuela. Quiere decir que lo que sea que se está haciendo aquí no está funcionando”. Afirmó que es difícil saber las medidas que el Ministerio de Salud ha adoptado porque no informa cuáles son las estrategias. Por ejemplo, no se conoce el tipo de producto que usan para las fumigaciones ni por cuánto tiempo las realizan.

“La estrategia antimalárica es un universo complejo, una sola medida no funciona, pues debe estar integrada por varios componentes como diagnóstico temprano, reparto de mosquiteros, y otras más para lograr disminuir el número de reportes. Si en 2016 hubo 200.000 casos y en 2017 hubo 400.000, de acuerdo con el informe, entonces lo que hacen no está funcionando”.

Si bien organismos regionales como la OPS apoyan al ministerio en la elaboración de guías y flujogramas de tratamiento para procurar contrarrestar la tendencia en aumento, nada ha podido lograrse. “Debe ser una frustración muy grande para los organismos multilaterales que apoyan con recursos y estrategias”.

Expresó que el gobierno tiene que entender que la magnitud del problema es importante.
“400.000 enfermos de malaria primaria que probablemente signifiquen 1 millón en total, en un año, en una población de 30 millones de personas, es una barbaridad. La situación exige de las autoridades una reflexión profunda sobre qué es lo que hay que hacer. No basta con que las nuevas autoridades sepan de malaria, pues eso no significa que va a resolverse el problema”.

Castro enumeró circunstancias como la presencia de mineros ilegales, la tala indiscriminada, la contaminación del agua en las cabezas de los ríos, la corrupción y la existencia de grupos irregulares que hacen vida en la zona.

“Si esta situación persiste la malaria crecerá. Es una responsabilidad completamente gubernamental acabar con eso; determinar cómo afecta la minería ilegal, los grupos irregulares, la devastación ecológica, todo eso es tarea de las autoridades, como lo es el diagnóstico y conseguir tratamiento. Claramente el gobierno es responsable del incremento de la malaria”.


Muertes incomprensibles

“Nadie debería morir de malaria. Pero el mundo enfrenta una nueva realidad: a medida que el progreso se estanca, corremos el riesgo de desperdiciar años de trabajo, inversión y éxito en la reducción del número de personas que padecen la enfermedad”, afirmó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en el informe. En 2017 se registraron 219 millones de casos de malaria –frente a los 217 millones de hace un año– y unas 435.000 personas perdieron la vida, en comparación con las 451.000 muertes estimadas en 2016.

El continente más castigado fue una vez más África, donde 10 países –junto a India, en el undécimo puesto– aglutinan 70 % del total de casos de malaria, unos 151 millones.



Por Olgalinda Pimentel / El Nacional
Fuente: Atodomomento.com