Entrevista a Luis Oliveros: La igualación hacia abajo es un viejo sueño comunista en Venezuela - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Entrevista a Luis Oliveros: La igualación hacia abajo es un viejo sueño comunista en Venezuela



Entrevista a Luis Oliveros: La igualación hacia abajo es un viejo sueño comunista en Venezuela




El economista Luis Oliveros afirma que el programa económico del presidente Nicolás Maduro ha fracasado y que parte del problema, además de sus “raíces petroleras” tiene “componentes ideológicos muy graves”.

Luis OliverosY sobre Pdvsa, el también experto petrolero agrega que no hacen faltan sanciones mientras tengamos a en Pdvsa a Manuel Quevedo y quienes manejan la industria.

A continuación la entrevista

¿Cuál es su balance de las medidas de ajuste económico que tomó Nicolás Maduro?

-Esas medidas estaban destinadas a fracasar, como en efecto hemos visto. Venezuela sigue en hiperinflación, sigue en recesión económica, la escasez continúa en niveles elevados y la disposición de una parte de la población de emigrar se mantiene intacta. Si el plan estaría dando frutos, estos indicadores mostrarían mejoras importantes.

-El programa económico de Maduro es un programa (si es que podemos llamarlo así) muy mal confeccionado, donde el peso de los ajustes recae en el sector privado: más impuestos, aceleración en la frecuencia de pago de los mismos con importante impacto en su flujo de caja, aumento del encaje legal buscando disminuir los créditos para que no haya presiones cambiarias (aunque esto implique efectos negativos en la actividad económica) y las ya tradicionales persecuciones e intentos por exacerbar los controles de precios.

-Así es imposible revertir la crisis. De ese plan no se conoce una sola idea novedosa para mejorar la situación de la economía venezolana. No hay nada con respecto al tema petrolero o a tratar de resolver el tema del default.

-Sin un plan petrolero que genere un aumento importante en la producción petrolera, no habrá recuperación sostenible posible. La situación petrolera está tan mal que no hacen falta sanciones petroleras contra Pdvsa, con mantener a quienes manejan la industria, eso garantizará que en menos de nueve meses dejemos de ser exportadores netos de petróleo. Pareciera que una cosa es lo que piensa el gabinete económico y otra muy distinta es lo que al final termina ordenando Maduro.

-Los asesores ecuatorianos (pro dolarización de la economía) más la secta marxistoide que rodea al presidente son los verdaderos componentes del gabinete económico y por lo tanto, es imposible esperar de parte de ellos medidas de calidad para salir de la crisis. El problema económico en Venezuela tiene raíces petroleras (vivimos tal vez el peor desastre en la industria petrolera de nuestra historia); pero también tiene componentes ideológicos muy graves, además de impericia.

A la gente le ha quedado la impresión de que ha quedado con menos poder adquisitivo que antes incluso de tomarse las medidas. ¿Qué piensa usted?

-La hiperinflación no te perdona si tú no la combates. Con un ritmo de crecimiento en los precios promedio mensual de 200%, la capacidad adquisitiva de los venezolanos se deteriora de manera muy rápida.

-Para el 30 de octubre, el salario mínimo integral había caído un 85% en comparación a diciembre de 2017. Para comprar lo mismo hoy que en diciembre de 2017, hacen falta un poco más de 13 mil bolívares soberanos. Si el Gobierno hubiera movido el salario mínimo integral, que aprobó en agosto, al mismo ritmo de la inflación de septiembre y octubre, hoy ese salario debería estar multiplicado por 8 (para al menos mantenerse en términos reales).

-Esa batalla poder adquisitivo – inflación no se combate aumentando solamente el salario nominal. Aquí la clave es el salario real y, por lo tanto, combatir de manera efectiva el proceso hiperinflacionario que sufren los venezolanos. El Gobierno vende el humo populista que es un gran defensor de los trabajadores, pero la realidad es que es un generador compulsivo de pobres. Y pareciera que le encanta tener cada día más pobres, para así manipularlos. La igualación hacia abajo es un viejo sueño comunista en Venezuela.

¿Qué sucedió por fin con el anclaje del bolívar al petro?

-Sucedió lo que todos esperábamos: nada. Si el petro no existe, anclar algo a nada y que, además, no generes las condiciones para establecer algún tipo de credibilidad en tus promesas, es obvio el resultado que obtendrás.

-La política comunicacional del Gobierno es maravillosa para atacar a políticos de oposición, para culpar a empresarios y a factores externos de lo que ocurra en el país, pero en el tema económico tiene un problema: cada día la situación empeora, entonces, aunque tengan un PhD en vender mentiras, en la calle las personas viven una situación diferente a la que muestra “PsuvTV” (VTV) y es muy dura.

-El petro parece un camaleón: cambia muy rápido dependiendo del discurso que necesite vender el Gobierno. Un día es una criptomoneda, al otro un criptoactivo, luego una unidad de cuenta y, al final, es como un remedio milagroso para todos los males del país. Esto te demuestra que esa obsesión en vender el petro significa que no tienen plan; al menos uno que vaya en serio contra la crisis económica.

-El plan es mantenerse en el poder a toda costa sin importarles el daño que le hagan a la nación.

Además de la confusión que reina en la opinión pública con motivo del petro; también hay mucha gente confundida con el nuevo cono monetario. ¿No le parece?

-El petro tiene hoy un problema para el Gobierno. Con el cambio del White Paper, ya no sólo depende del precio del petróleo para encontrar su precio, sino que ahora depende (además del precio le petróleo en 50%) del precio del oro, del hierro y de los diamantes. Si afinas el lápiz un poco y sacas la cuenta, el valor del petro debería estar rondando los 420 dólares.

-Si de verdad todo en la economía venezolana va a estar anclado al petro, ¿por qué no han ocurrido los cambios? Por ejemplo, ¿por qué si el salario mínimo integral quedó establecido en medio petro, no está en al menos 200 dólares? El petro nació con muchos problemas, el principal es reputacional (¿quien hace operaciones con un país con fuertes críticas sobre su compromiso democrático y apego a los DDHH?) y también de credibilidad: ¿quién puede tener confianza en una moneda creada por un país que se encuentra en default?

-Y que además pone a depender el valor de esa moneda de campos petroleros donde no se produce nada y que no hay ningún interés por parte de empresas petroleras por hacerlo. Es ingenuo pensar que Venezuela puede salir de la crisis con el petro. Un desastre económico como el venezolano no se soluciona vendiéndole espejitos por divisas en los mercados financieros internacionales.

-Con respecto al cono monetario, la confusión no es algo muy grave, porque ese cono va a vivir muy poco tiempo. Va a ser la reconversión monetaria más efímera de Venezuela y cuidado si de toda la región. Con el ritmo inflacionario actual, para mediados de junio estaremos al mismo nivel de ceros que teníamos el 19 de agosto de 2018, por lo tanto, para esos días ya hará falta una nueva reconversión.

-No importa si tú pones a circular billetes de muchas denominaciones y a una cantidad variada de protagonistas en esas piezas; si no atajas la inflación, esos billetes comprarán muy pronto lo mismo que los billetes del juego Monopoly.

-Cuando salieron los billetes de 2 bolívares soberanos tenían algún sentido, al igual que las monedas, pero hoy ya no lo tienen, no compran nada, son una carga innecesaria, la inflación se los comió, igual destino tendrán los de 5 soberanos, 10 soberanos y así paulatinamente los demás.

-Lo único bueno que trajo la reconversión monetaria, además de agilizar los pagos en los puntos de venta (por la cantidad ceros había que hacer varios pagos para una misma operación), fue un aumento importante en la cantidad de billetes en la economía (la rata efectivo/M2 pasó de 0.80% al 20 de agosto a casi 9% hoy). Al final, recordaremos a esta reconversión como un despilfarro de recursos y de algunos billetes muy feos (como el de Bs. S 100).

¿Estamos ante un colapso de una economía nunca visto en la historia: hiperinflación; caída de la producción; default con riesgo de perder algunos activos en el extranjero; política monetaria, cambiaria y fiscal sin control?

-Sin lugar a dudas. La situación que hoy padecen los venezolanos es la peor en al menos los últimos 120 años (y creo que alcanza peores resultados que los vividos durante la Guerra Civil criolla). Hoy Venezuela sufre un total colapso, no sólo económico sino social y político. Venezuela presenta índices sociales en niveles mucho peor que la gran mayoría de los países africanos.

-Pareciera que el futuro de Venezuela es una nefasta combinación de Sudán – Zimbabue – Haití y Cuba. Hoy somos serios candidatos a ser un Estado Fallido y lo más grave de todo esto, es que la tendencia indica que todo empeorará. Un ejemplo: la hiperinflación; ¿otro ejemplo? Los servicios públicos; ¿otro? La producción petrolera, ¿más? La cantidad de personas que a diario huyen del país; las necesidades diarias de medicinas, los índices de inseguridad, la penetración de grupos subversivos y un largo y horrible etc. Por donde lo veas, Venezuela presenta un panorama preocupante, alarmante, peligroso.

-Sin embargo, por parte del Gobierno no hay ninguna alarma, todo funciona para ellos muy bien. Poco importa la muerte de niños en hospitales públicos, el hambre, la inseguridad personal o simplemente la pérdida de más de 50% del PIB en los últimos 4 años. La única obsesión es mantenerse gobernando.


especial Enrique Meléndez
Fuente: Noticierodigital.com