Pacientes de maternidad fueron enviados al contaminado hospital de Mariara durante apagón - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Pacientes de maternidad fueron enviados al contaminado hospital de Mariara durante apagón



Pacientes de maternidad fueron enviados al contaminado hospital de Mariara durante apagón



Fueron cuatro días muy complicados. El drama mostró su peor cara durante el apagón en los hospitales de Carabobo, en los que con suerte, dos o tres niños eran atendidos en una misma camilla en la Ciudad Hospitalaria dr. Enrique Tejera (CHET) de Valencia, mientras que otros eran enviados al Hospital de Mariara, que está contaminado.

Lo mismo vivieron las mujeres en trabajo de parto. De la CHET las mandaban a la Maternidad del Sur y al rebasarse su capacidad, las remitían al hospital de Guacara Julia Benítez, con el argumento de que el retén de la CHET estaba contaminado por falta de agua como consecuencia de la falla eléctrica.

De acuerdo al estudio que realizó el Grupo Interdisciplinario de Emergencia Humanitaria Compleja de Carabobo, aunque en la CHET hubo planta eléctrica, tardó 15 minutos en encenderse, lo que significó un alto riesgo para quienes dependen de equipos para mantenerse con vida.

A eso sumó el colapso en diferentes áreas. “Los niños eran atendidos en el área de recepción, incluso en los pasillos, sin contar con las condiciones necesarias ni los insumos. La cateterización de vías periféricas se hacía con insumos de adultos y eso causaba dolor en los niños”, aseguró Soir Valecillos, directora de Espacio Humanitario.

En medio del apagón se prohibió la entrada a nuevos pacientes, “y eso representó una grave violación al derecho a la salud, ya que ni siquiera se le brindaron los protocolos de criterio del paciente según la emergencia, y eran remitidos al hospital de Mariara que está contaminado”.

En la CHET, conocido también como Hospital Central de Valencia, el servicio de nefrología pediátrica migró la hemodiálisis pediátrica a diálisis peritoneal en casa, para la que se requiere de ciertas características en la infraestructura y niveles de salubridad extremas que por falta de electricidad y agua eran imposibles de cumplir, y se puso en riesgo a estos pacientes.

Te puede interesar: Entidades bancarias y comercios fueron blanco de ataques durante apagón en Mérida

Los adultos hemodializados deben cumplir tres terapias a la semana de cuatro horas cada una, y durante el apagón las unidades privadas ofrecieron sus servicios con costo en dólares pero no realizaron los protocolos exigidos, sino diálisis de tres horas para racionar agua y mantener la vida útil de las plantas eléctricas, mientras que más de 700 pacientes en el estado se quedaron sin cumplir el tratamiento en las instituciones públicas.

En el Hospital Universitario dr. Ángel Larralde (HUAL), furante el apagón hubo planta eléctrica, pero aún así obstetricia solo atendió emergencias de partos naturales, no se hicieron cesáreas y eran remitidas a Mariara. El servicio de oncología envió a dos niños a sus casas, en emergencia los pacientes fueron atendidos en sillas que ellos mismos debían llevar desde sus hogares, y los pacientes inmunodeprimidos estaban en contacto con otros, corriendo el riesgo de complicaciones y contagio

En la morgue no había planta, así quedaron las cavas sin operatividad y se aceleró estado de descomposición de los cadáveres, ocasionando fuertes malos olores en todas las áreas del hospital y contaminación.

A todo ese drama se suman consecuencias que aún no se pueden calcular, debido a que se rompió la cadena de frío de lácteos y carnes rojas y blancas, perdiendo salubridad y acelerando su proceso de descomposición, lo que desencadenará afecciones futuras a la salud

“Tenemos reportes de los productores que desde el jueves hasta la fecha el 70% de los productos que se encuentran en cavas y mataderos no cuentan con estándares mínimos para el consumo humano”.


Por Dayrí Blanco
Fuente: caraotadigital.net