Cerrada la terapia intensiva neonatal de la CHET luego de nueve muertes - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Cerrada la terapia intensiva neonatal de la CHET luego de nueve muertes



Cerrada la terapia intensiva neonatal de la CHET luego de nueve muertes
Foto: cortesía


Esta es una historia marcada por la indolencia que costó la muerte de nueve niños en un mes. Son páginas de un capítulo de dolor que sus padres no han pasado, pero que provocó el cierre de la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal (UTIN) de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET), de Valencia.


Con el fallecimiento de Ángel Andrés Sánchez Campos, la madrugada del viernes 4 de octubre, la decisión fue no aceptar más niños en el lugar. «Ya eran muchas las denuncias, el escándalo por la bacteria que estaba acabando con la vida de los neonatos, y desde el gobierno no querían que se siguiera difundiendo lo que estaba pasando», reveló una enfermera del lugar.

Pero aún quedaba un bebé, Anthony Amaiz, quien luchó por su vida hasta que ya no pudo más la noche del miércoles 9. Él también se complicó como consecuencia de la contaminación intrahospitalaria de la que no se ha dado ninguna información oficial.

Con su muerte se ha mantenido cerrada la terapia intensiva neonatal del hospital más importante de la región central del país. Son cinco camas que están vacías, y que quizá necesite algún bebé que nazca con determinada complicación, pero estar ahí, en las condiciones actuales, podría condenarlo a la muerte.

El fallecimiento de Anthony causó también mucho temor entre el personal. La doctora que estaba de guardia en ese turno renunció como consecuencia de las denuncias que habían surgido en torno a la bacteria. Y la que le correspondía asumir el horario de la mañana del jueves, simplemente decidió no asistir a sus labores, también por miedo.

Esto provocó que el cuerpo del bebé lo entregaran a los familiares más de 20 horas después, porque no había personal médico que firmara el acta de defunción. Anthony murió el miércoles a las 11pm y no fue sino hasta el día siguiente a las 8pm cuando sus padres pudieron llevárselo.

Además de la denuncia de la bacteria, durante el último mes los padres de los bebés alertaron sobre el déficit de personal en el lugar. «A veces había una sola enfermera para atender a los pacientes de la terapia intensiva y a los que estaban en cuidados intermedios», recordó Carolina Campos, madre de Ángel Andrés.

A principios de septiembre comenzó «la tortura de la bacteria», como la denomina Lorena Rodríguez, mamá de Mathias Guaina, el único niño sobreviviente el último mes en el lugar. Ella estuvo ahí desde el 29 de julio y vio como murieron cinco recién nacidos las primeras semanas de septiembre.

Ángel Andrés llegó el domingo 22 a las 10:30 am, al día siguiente murió una primera niña que había sido operada, estaba estable y recuperándose y de repente empeoró. El miércoles 2 de octubre falleció un niño con el mismo diagnóstico de sepsis neonatal, la madrugada del viernes 4 de octubre murió Ángel, y la noche de este miércoles 9 falleció Anthony.

Trascendió que las autoridades de la CHET solo esperaban por la salida de este último bebé para cerrar la UTIN. Esa es la única manera de descontaminarla, luego de que se hagan pruebas de cultivos. También se espera que se haga el mantenimiento apropiado a los aires acondicionados que no estaban enfriando como se requiere en áreas de este tipo.

Es así como se sigue escribiendo esta historia, marcada por la muerte de nueve niños que no pudieron contra la indolencia de quienes tienen el sistema de salud pública en sus manos.



por DAYRÍ BLANCO
Fuente: caraotadigital.net