“Las mujeres a veces nos olvidamos de nosotras”: sobreviviente del cáncer de mama - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

“Las mujeres a veces nos olvidamos de nosotras”: sobreviviente del cáncer de mama


“Las mujeres a veces nos olvidamos de nosotras”: sobreviviente del cáncer de mama



Era una pelotica que al tacto se sentía solo picaba en algunas ocasiones y con sostenes de copa molestaba, pero Carolina Alvarado quien recién cumplió 38 años de edad no pensó que era nada malo.

Madre de dos varones de 11 y 17 años, decidió hacerse un eco mamario, allí ella misma comentó de la pelotica y se lo repitieron, después le hicieron otros exámenes y le informaron que debían hacerle una biopsia esto asustó a Carolina, pero decidió no ser negativa.

Fue en septiembre del 2018 que le dieron la noticia que cambió su vida: tenía un tumor que era positivo para un cáncer de mama en grado 2. Las lágrimas no tardaron en rodar por el rostro de Carolina y lo primero que pensó fue en sus dos hijos, qué sería de ellos y por ellos decidió seguir adelante.

Carolina tenía el cabello negro, precioso ,que pasaba su cintura no lo había cortado por años y lo cuidaba muchísimo. Comenzaba ese difícil camino y sabía que una vez fueran aplicadas las quimios iba a perder el cabello, por lo que decidió córtalo hasta los hombros. Le dolió muchísimo pero aún conservaba una parte, como recuerdo.

Tres meses después de diagnosticada comenzaron a aplicar las quimios y con ello vino la pérdida completa del cabello. Carolina lo peinaba y describe como las hebras quedaban en su mano, además sentía fuertes dolores de cabeza y sentía como si le pesara.  La doctora que la atendía le recomendó cortarlo completo.

“Fue muy triste el primer día que me lo cortaron, lloré mucho, es diferente que te corte pelo por decisión propia a que te lo tengas que cortar, porque es algo obligatorio”, manifiesta Carolina.

Sus amistades, familiares y su hijo menor no la abandonaron ni un minuto, eran los que levantaban el ánimo y ayudaron en este camino del que llegó a pensar que no saldría.

Seis ciclos de quimio cada una de tres, aplicados de forma endovenosa fueron colocadas a la joven madre. Las dos primeras las compraron en dólares, las otras cuatro se las dio el Seguro Social.

Cuando su tratamiento era suministrado tenía vómitos diarios, mareos, en algunas ocasiones diarreas y fiebre. El insomnio y malestar general hacían que cada vez que se aplicaba el tratamiento, por lo menos diez días, estuviera en la cama.

«El tumor siempre estuvo vivo» explica Carolina. Cuando fue descubierto y medía 1,7 milímetros y creció a 2,5. Con las quimios se redujo a 1, 1. En mayo  de este año fue operada y sacaron el tumor con éxito, fue declarada libre de cáncer, luego de ocho meses de padecerlo.

“No lo dejen para después. A veces uno por ser madre, por estar pendiente de todo, se olvida de uno como persona y entonces todo el tiempo pospones las cosas. A veces y ahí es donde nos descuidamos y vienen este tipo de situaciones. Hay que prevenir”, comenta Carolina llamando a la reflexión.

Aunque es declarada libre de cáncer, desde mayo hasta ahora se sometió a 33 sesiones de radioterapia que comenzó el 8 de julio en Maracay estado Aragua, único estado de Venezuela donde las hacían de forma gratuita ,porque en Barquisimeto el costo de una sesión era alrededor de 1.500 dólares y con los recursos no se cuentan.

Aunque al leer la historia puedan creer que el camino ha sido fácil para Carolina, no, su proceso continúa. Está libre de cáncer pero ahora todo depende de las quimios orales que son preventivas, además debe colocarse una ampolla, parte del tratamiento ya fue dado por el IVSS pero las ampollas no, los únicos que lo reciben son quienes tienen cáncer de protesta en Venezuela no existen las va a obtener a través de la Liga Contra el Cáncer en Colombia que tienen un costo alrededor de 200 dólares, dicho tratamiento es el que va a evitar que el cáncer regrese y debe ser suministrado por al menos por diez años.

Carolina no ha sacado cuenta cuánto dinero han gastado en su enfermedad pero asegura que padecer esta enfermedad en este tiempo de crisis no es nada fácil, ella contó con el apoyo de familiares y amigos que cuando supieron lo que venía se prepararon e hicieron vendimias, entre otras cosas “pero el que no tiene como se muere”, culmina la hoy sobreviviente de cáncer de mamas.


por KARINA PERAZA
Fotos: Karina Peraza
Fuente: Caraotadigital.net