Los “gallineros horizontales” de Maduro salen más caros que un huevo de oro - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Los “gallineros horizontales” de Maduro salen más caros que un huevo de oro



Los “gallineros horizontales” de Maduro salen más caros que un huevo de oro



Caracas.-Nicolás Maduro cree que tener un gallinero es lanzar 300 gallinas en un patio de tierra para tratarlas luego con la misma negligencia con la que el mandatario manipula a los venezolanos. Porque si hacemos la comparación entre las necesidades de las gallinas y las nuestras, pues las pobrecitas se van a morir de enfermedades, hambre o sed, como cualquier venezolano de estos días.


Pero ocurre que la irremediable ignorancia integral de Maduro le impide llevar a cabo el más mínimo gesto para saber, al menos, de qué cipote está hablando cada vez que se encadena y trata de llamar la atención con alguna nueva barbaridad. De allí parte su más reciente metida de bota, donde sin la más mínima vergüenza anunció que dotaría a escuelas y liceos con un millón de gallinas para que los jóvenes “aprendieran a producir con sus manos” y, como en el siglo antepasado, se alimentarán de lo que tengan en el patio.


Sin necesidad de recordarle que algo similar propuso el año pasado y hasta se grabó con la esposa recogiendo seis huevos (sí, seis huevos), durante los minutos eternos que duró su mensaje, sin olvidar el fracaso de su Plan Conejo, donde proponía criar conejos en las casas más el Plan Chivo, que propuso el sabelotodo de Freddy Bernal, conviene aclararle al señor que habita en Miraflores que eso de criar 300 gallinas por liceo con éxito es casi tan complicado como presidir un país con éxito. De manera que no es precisamente Venezuela donde las gallinas servirán para nada porque, para empezar, los materiales que se necesitan para armar cada gallinero no existen. ¿O es que el mandatario no sabe que en Venezuela no se consigue acero galvanizado, planchas de PVC o madera tratada? Porque, dicen los especialistas que “lo mejor es que el techo sea impermeable”.


También se necesita malla de gallinero (para cercar un perímetro al aire libre). Perchas o palos posaderos, Nidos de un material cómodo, que mantenga el calor y sea desechable. Por ejemplo, paja o agujas de pino. Cajones para los nidos, sustrato desechable para el suelo y comederos y bebederos. Porque adivine qué Maduro: las gallinas también comen y beben agua. De modo que si en una de las escuelas del estado no hay agua – digamos en el Zulia-, las gallinas se van a morir de sed. O de calor. O de cualquier enfermedad que les ataque y para las cuales posiblemente no existan las medicinas en este paraíso socialista donde la mayoría de los veterinarios han emigrado y las escuelas y los liceos están destruidos gracias a la labor constante del ministro Aristobulo Isturiz, a quien Maduro ha encargado nada menos que de este nuevo plan, el “Gallinero Horizontal”, que es como debería llamarse para recordar otros de los fracasos de Hugo Chávez, el padre de toda nuestras desgracias. Incluyendo el malandraje general que se ha apropiado no solo de ministerios y organismos del Estado, sino de muchos venezolanos que, a la hora de la chiquita, no se les aguará el ojo para asaltar una escuela o liceo, robarse las gallinas y hacerlas desaparecer en un sancocho.



Elizabeth Fuentes
Fuente: Elcooperante.com