¿Elecciones contra un conglomerado criminal? No parece algo inteligente - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

¿Elecciones contra un conglomerado criminal? No parece algo inteligente



¿Elecciones contra un conglomerado criminal? No parece algo inteligente
El tírano Nicolás Maduro junto al alto mando militar de Venezuela (EFE).


Se pueden ganar unas elecciones, pero sin fuerza no habrá cómo capitalizarla y el chavismo se aferrará a ella

La incompetencia para formular preguntas adecuadas tendrá como consecuencia el infortunio de toparnos siempre con las respuestas equivocadas. Es imposible conocer el mar si estás caminando de espaldas a la costa. La encrucijada política venezolana no puede resolverse haciendo cuestionamientos simples o monolíticos, por tanto es menester agregar a la ecuación variantes que en la política tradicional no han sido cotejadas, y a su vez atar piezas que parecen extrañas, pero que de alguna forma terminan correlacionándose.

De lo único que podemos tener certeza los venezolanos es que vivimos bajo un sistema opresor y dictatorial, controlado por bandas criminales y terroristas. Hasta aquí todos acordamos. El problema comienza a darse cuando nos planteamos la primera pregunta: ¿y cómo salimos de este sistema bipartito de hegemonía política y criminal?


A raíz de la pregunta anterior, necesariamente debemos pensar en lo siguiente:

¿Existe posibilidad de que el régimen salga por medio de una negociación?
¿Van a abandonar las minas de oro los guerrilleros bajo protección del régimen, por las buenas?
¿Van a abandonar las armas los colectivos en las ciudades del régimen, por las buenas?
¿Van a entregar las rutas de narcotráfico los militares, por las buenas?
¿Van a salir los grupos terroristas árabes del país, por las buenas?
¿Van a entregar los privilegios y el botín de petróleo diario que tienen los cubanos, por las buenas?
¿Se puede garantizar la vuelta a la democracia con los grupos criminales y delincuentes sueltos en el país?
¿Es posible transición a la democracia sin justicia?
¿Existe la posibilidad de que el régimen salga por medio de elecciones?
¿Aceptarían un resultado adverso?
Si las respuestas a todas las preguntas anteriores son negativas, entonces hay que pasar la página y formular nuevas preguntas:

¿Cuál es la alternativa política a una negociación?
Si no abandonan las minas de oro por las buenas, ¿cuál camino queda?
Si no sueltan las armas los colectivos, ¿cuál camino queda?
Si no entregan las rutas de narcotráfico, ¿cuál camino queda?
Si no salen los terroristas del país, ¿cuál camino queda?
Si no entregan los privilegios los cubanos, ¿cuál camino queda?
¿Se puede?
¿Hay democracia si no hay justicia?
¿Pueden haber elecciones comprendiendo el escenario planteado?
¿Lo aceptarían? ¿Por las buenas?
Al despejarse las X, se empieza a establecer un camino más claro. Es por ello que es tan importante hacerse las preguntas adecuadas para así poder obtener las respuestas correctas.


¿Está usted dispuesto a durar veinte años más intentando negociar con el chavismo?
¿Cree que el país soporta más tiempo bajo la catástrofe del chavismo?
¿Hay más de una forma de acabar con esta pesadilla?

Vamos a analizar la “salida electoral presidencial” en la que tanto insiste Juan Guaidó y por la cual ha huido a su responsabilidad de solicitar cooperación militar internacional para acabar con el mandato criminal de Nicolás Maduro. De avanzar o darse unas elecciones podríamos presenciar los siguientes escenarios:

Gana chavismo por abstención. ¿Cuál es la estrategia para después?
Gana chavismo con fraude, se alzan pruebas del fraude, militares apoyan al chavismo. ¿Cuál es la estrategia para después?
Gana oposición, chavismo no reconoce, militares le apoyan. ¿Cuál es la estrategia para después?
Se sigue sin entender que los militares es el chavismo en sí, y que están igual que el chavismo político, inmersos en delitos y no van a entregar por las buenas. Al chavismo la institucionalidad y el reconocimiento le dejó de importar hace mucho, eso es algo notorio.


Militar ondea la bandera del PSUV, en total desacuerdo a la norma de que las Fuerzas Armadas no deben estar politizadas, sino a servicio del país. (EFE)
En el pasado la oposición ganó la Alcaldía Mayor de Caracas y el chavismo la robó; se ganaron gobernaciones y el chavismo las robó o instaló un “protector” para usurpar las funciones del gobernador; se ganó la Asamblea Nacional y ahora tienen a Luis Parra usurpando funciones junto a la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. ¿Lo poco o mucho que ha podido hacer Guaidó ha sido por qué? Por el respaldo internacional y por la fuerza. Fue solo la fuerza lo que le arrebató a Maduro el control de Citgo y Monómeros, así como la Embajada de Venezuela en Washington, entre otros activos del país. Entonces, ¿de qué vale en teoría ganar unas “elecciones presidenciales” si el chavismo no va a reconocer resultados y los militares están de su lado?


En cualquiera de los escenarios se impondrá la fuerza: la militar del chavismo, o la que la oposición logre encausar. Si piensan que los militares respaldarán unas «elecciones», ¿por qué no lo han hecho antes? o ¿por qué esperar elecciones para sublevarse a una tiranía?

De cualquier forma, todo desembocará en el uso de la fuerza, insisto. Se pueden ganar unas elecciones, pero sin fuerza no habrá cómo capitalizarla y el chavismo se aferrará a ella.

Entonces, ¿cuál es el plan para el día después? ¿Siguen esperando que los militares «recapaciten»? ¿21 años acaso no es tiempo suficiente para abrir paso a otras medidas que no involucren caminatas en la Francisco Fajardo, mensajes de autoconsolación y estafas electorales?

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.



El Feb 19, 2020
Por Emmanuel Rincón 
Fuente: es.panampost.com