Clíver Alcalá: el declarado enemigo de Nicolás Maduro acusado por autoridades de EEUU - Venezuela..Libre

Breaking

Post Top Ad

Clíver Alcalá: el declarado enemigo de Nicolás Maduro acusado por autoridades de EEUU


| Foto: Motiactual



Caracas.- Todavía no habían pasado 24 horas, cuando el nombre del mayor general Cliver Alcalá Cordones era noticia por segunda vez. En la primera ocasión, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, desde Caracas, la tarde del 25 de marzo, lo señaló de ser el responsable de preparar un atentado contra Nicolás Maduro.


A las 11 de la mañana de este jueves 26, su fotografía estaba en la pizarra presentada por el fiscal general de EEUU, William Barr, desde Washington, DC.


De acuerdo con una investigación de 10 años de las autoridades de EEUU, el oficial es, junto a otras figuras del oficialismo, como Diosdado Cabello, el general en jefe Vladimir Padrino López, y el ministro Tareck El Aissami,  miembro de un esquema de tráfico de cocaína, encabezado por Maduro y en alianza con la Farc.


El señalamiento de las autoridades de EEUU contra Alcalá Cordones no es una absoluta novedad. En septiembre de 2011, el general apareció en la lista Clinton, junto a otras figuras como Freddy Bernal. En el documento de la Ofac se le acusa de ayudar a establecer rutas para cambiar armas por drogas a la Farc.

Fuentes de El Pitazo indican que ese contacto con los rebeldes colombianos los tuvo cuando fue jefe de la Guarnición del Zulia, actividad que realizó por orden de Hugo Chávez.

En la entrevista concedida a la emisora de radio La W, de Colombia, el mayor general aseguró que se ha reunido seis veces con funcionarios de EEUU para desmentir la acusación en su contra, por eso lo sorprendió la acusación de este jueves.

Pero admite que las armas decomisadas por las autoridades colombianas, hecho denunciado por Jorge Rodríguez, eran para dotar a uno de sus aliados en Venezuela, un oficial identificado como Pantera. La nota del medio colombiano señala que “estas armas eran parte de un acuerdo entre él (Alcalá Cordones) y Juan Guaidó con asesores norteamericanos que tenían como fin ser utilizadas en una operación en contra de Nicolás Maduro. Según él, en el contrato también aparece la firma de J.J. Rendón”.



Esa declaración fue el sustento para que minutos después el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, anunciara la apertura de una investigación contra Alcalá Cordones y Guaidó.


Fiel a Chávez y antiimperialista
El oficial fue uno de los hombres de confianza de Hugo Chávez. En noviembre de 2002, ejecutó la orden de intervenir a la Policía Metropolitana de Caracas. Además, el fallecido presidente lo nombró jefe de las guarniciones militares de Zulia, Carabobo y Aragua.

En noviembre de 2009, comandó la unidad militar que desarticuló la operación de narcotráfico del empresario venezolano de origen sirio, Walid Makled, quien en 2012, al ser capturado en Colombia, señaló que manejó una fortuna de $1.200 millones y afirmó haber pagado sobornos a militares venezolanos para que lo dejaran hacer sus negocios. A Alcalá Cordones lo acusó de narcotraficante.

En el último desfile de Chávez del 4 de febrero de 2012, el general comandó al grupo de oficiales y soldados que participaron en ese acto para conmemorar el intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez, en 1992. En la parada militar aseguró ser chavista y antiimperialista.



Enfrentado a Maduro
Desde 2017, se mostró como un rival de Maduro. Por eso, en 2018 se autoexilió en Colombia, desde donde ha dirigido mensajes a los militares venezolanos para que se revelen en contra del madurismo.

 Una de sus primeras cartas fue después de la captura del exdirector del Sebin, el mayor general Miguel Rodríguez Torres: “En estas circunstancias, donde los militares consideran el liderazgo civil incapaz de hacer frente a las arbitrariedades del Gobierno, aumenta la motivación para ellos mismos imponer la razón y alzar la voz ante la desviación de los funcionarios gubernamental es”, finalizaba esa misiva de marzo de 2018.



Días después la repuesta en su contra no vino del Gobierno. Fue Makled, quien a través de Instagram, emitió un mensaje dirigido al mayor general: “Pronto te veré tras las rejas vestido de anaranjado. No creas que vas a estar preso en Venezuela, ya tu celda tiene nombre y apellido. Le pido al Departamento de Justicia que aboque todos sus sistemas de inteligencia para que sea capturado lo antes posible y puesto tras las rejas este terrorista“.

El general entonces alertó de las facilidades dadas a un preso para grabar un mensaje como ese desde una celda venezolana. Las acusaciones en su contra las rechazó y acusó a Maduro de estar detrás de las amenazas de Makled y de ser un narcotraficante.

En febrero de 2019, participó en las actividades para el pase de la ayuda humanitaria desde Colombia a Venezuela. Entonces, en un reportaje de la agencia Bloomberg, lo identificaron como el líder de un grupo de 200 militares venezolanos, preparados para, con una acción armada, ayudar a la entrada de los camiones con cargamento de auxilio a la población venezolana. Según el centro de noticias, la operación militar fue abortada por el gobierno de Iván Duque, presidente de Colombia.

Sin embargo, en esos días,  se le observó en el hotel Casino de Cúcuta y en las inmediaciones del puente Tienditas, sin mayor información sobre lo que ocurría el 23 y 24 de febrero en Venezuela.

Aunque este jueves en redes sociales corrió la información de que Alcalá Cordones tenía casa por cárcel, el mismo general declaró a la  La W, que está en Barranquilla, a disposición de las autoridades colombianas.



Fuente: Elpitazo.net
Por: César Batiz